El Museo Nacional Británico de Arte Moderno es el museo más visitado del mundo y hace algunos días reveló ante más de 800 periodistas, las cartas que tiene bajo la manga, de cara a su importante ampliación, con la que no sólo cambia el skyline de la cara sur del Támesis, sino que además gana varios centenares de metros cuadrados para ampliar su colección y diversificar sus exitosas exposiciones.

Los arquitectos suizos Herzog&DeMeuron se encuentran detrás de la ampliación del Tate Modern, obra de diez pisos que ha costado más de 260 millones de libras esterlinas. La vista panorámica que se disfruta desde la terraza de este nuevo edificio es, en sí misma, una atracción turística, que de seguro será muy aprovechable para fusionarla con las actividades del museo.

La Tate Modern, que todos estos años se ha caracterizado por rechazar el orden cronológico como la forma correcta de organizar las cosas, se encuentra redistribuyendo su colección permanente, piezas pictóricas y escultóricas que han sido agrupadas en grandes áreas, como: “El artista y la sociedad” o “Materiales y objetos”.

Actualmente la colección permanente del museo londinense está compuesta de 800 obras, firmadas por 300 artistas provenientes de 50 países, de los cuales el 50% son mujeres. Entre ellas podemos mencionar a Louise Bourgeois, Joan Jonas y Angela Bulloch.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

2 × 5 =