(c) Pablo Selman

El grupo retoma una de sus tradiciones y
presenta un programa dedicado exclusivamente al compositor alemán, una de las
figuras capitales del Barroco.
 

Johann Sebastian Bach nació un 21 de marzo
de 1685 en Eisenach, una pequeña ciudad que hoy se encuentra en el centro de
Alemania, pero entonces pertenecía al Sacro Imperio Romano Germánico.

 Huérfano
a los diez años, inició un recorrido de casi tres décadas que lo llevó por
diversas regiones y que finalizó en Leipzig. 

Allí se quedó por más de un
cuarto de siglo, hasta que la muerte lo alcanzó en 1750. Entonces no era tan
prestigioso como hoy. Solo a mediados del siglo XIX su legado fue elevado
a un estatus especial, como la creación de uno de los mayores compositores de
la historia.
 

Para recordar ese nacimiento ocurrido en
marzo, Syntagma Musicum Usach se acostumbró a iniciar cada una de sus
temporadas de conciertos con un programa dedicado exclusivamente a Bach. 

Así
nació una suerte de tradición que tuvo su último capítulo en 2019 y fue
interrumpida por la pandemia, pero ahora será recuperada: el conjunto de música
antigua abrirá su temporada 2023 con una nueva edición de Solo Bach, un
espectáculo que tendrá lugar el próximo martes 28 de marzo (19:30 hrs.) en
el Teatro Aula Magna Usach. Las entradas son gratuitas y pueden descargarse a través de la plataforma Portaltickets.
 

“El programa lo titulamos Solo Bach porque
la palabra ‘solo’ se usa en dos acepciones: la primera es que solamente
interpretamos obras de Bach, pero la segunda es que consideramos muchas obras
para solo, subrayando la función de solistas de los instrumentos”,
explica Franco Bonino, director del elenco.

El repertorio incluye tres arias para
tenor y seis piezas instrumentales. En el caso de las primeras, fueron
seleccionadas del Oratorio de Navidad BWV 248 y de dos cantatas
religiosas. En cuanto a las segundas, por ejemplo, Paulina Mühle-Wiehoff interpretará
el preludio de la Suite para cello Nº 2 en Re menor, BWV 1008, mientras
que Jaime Carter abordará dos piezas que pertenecen a El clave
bien temperado. Asimismo, Rodrigo Díaz trasladará a la tiorba parte
de la Suite para cello Nº 3 en Do mayor, BWV 1009. 

“Esa fue una práctica
de la época”, agrega el flautista y director. “Bach escribió una serie de obras
para lautenwerk, un instrumento que ya no se toca, pero era un teclado que
tenía un sonido similar al laúd, y a partir de eso se hicieron varias transcripciones
para laúd barroco. 
Rodrigo ya ha hecho varios trabajos de ese tipo para la tiorba”. 

Según Bonino, dedicar un programa
completo a Bach es un desafío para cualquier intérprete: “Es difícil
técnica y musicalmente”, asegura. “Técnicamente es complicado porque su música
conduce constantemente a lugares impensados, contrarios a lo que parece ser la
lógica, lo que exige mucha energía y concentración. 

Nunca puedes descansar.
Musicalmente, el contrapunto es muy complejo y hay una serie de detalles que es
necesario interpretar juntos. Como es una música tan densa, los efectos pasan
desapercibidos si no estamos absolutamente sincronizados. Es complicado y, a la
vez, muy interesante”.
 

Fundado
en 1978 e incorporado a la Universidad de Santiago dos años más
tarde, Syntagma Musicum Usach festejará durante esta temporada sus 45 años
de trayectoria. 

A lo largo de ese tiempo, el ensamble ha ofrecido
innumerables conciertos en Chile y el extranjero, ha grabado una decena de
discos y ha estrenado obras que habían quedado oscurecidas por el paso del
tiempo. La creación del 
Festival
Internacional de Música Antigua
 (FIMA) ha sido otro de los muchos
hitos de su historia.

“A esta altura, Syntagma Musicum es
una institución más que un grupo de individuos”, dice Franco Bonino,
quien considera que el trabajo del grupo tiene un valor patrimonial. “La Usach
ha tenido la visión de mantener un conjunto que ha sido pionero en muchas
cosas. 

No solo a nivel de interpretación de la música antigua, sino
también al realzar la investigación y el repertorio americano”.

En ese sentido, destaca el aporte del
conjunto y afirma que “hubo un momento en que ese repertorio americano se
visibilizó, pero se mostraba como una alteridad al repertorio europeo. 

Esa
dicotomía fue útil para fines metodológicos y de difusión, pero se fue
diluyendo y en el disco De América & Europa (2016) quedó en evidencia la
constante retroalimentación de estos repertorios. Evidentemente, había una
dominación de los cánones europeos, pero el Barroco también se nutrió de
elementos americanos”.

La temporada 2023 de Syntagma Musicum Usach
contempla otros siete conciertos. El próximo concierto (miércoles 19 de
abril) será una colaboración con el Coro Madrigalista Usach, para
interpretar el ciclo Membra Jesu Nostri, de Dietrich Buxtehude (1637-1707).
Luego habrá programas dedicados a la música inglesa e italiana y al repertorio
religioso del Barroco americano, entre otros temas.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos × uno =