Las propuestas creativas de seis artistas venezolanos se exhiben actualmente en los espacios medievales del Clôitre des Billetes, en París, con una exposición titulada L’Atemporel. Dialectique de l’image, Atemporal, Dialéctica de la Imagen.

La muestra reúne una serie de instalaciones como punto de partida y unión entre los artistas, que toman el espacio de exhibición como el marco de la estructura creativa de cada obra, según explica el curador de la exposición, Karim Borjas. El especialista también participa como expositor en el proyecto, junto a Mery Godigna Collet, Clemencia Labin, Annette Turrillo, Carlos Marcano y Pedro Morales.

“Decidimos orientar nuestra propuesta hacia una visión del espacio, el espacio como lugar de encuentro, donde surge la idea de hacer o desarrollar una propuesta homogénea donde el contenido plástico e intelectual de cada uno se une en una sola lectura amplia, preservando el carácter individual en un contexto colectivo, que no busca solo el esteticismo, sino un espacio abierto e interpretativo”, indica Borjas.

De acuerdo a la investigadora, crítico y curadora de arte, Katherine Chacón, las piezas exhibidas “actualizan narrativas diversas que abarcan lo ecológico, la pervivencia de la violencia, la interioridad del ser humano, y exploraciones en torno a la belleza de la geometría, o la libertad estética y su relación con el disfrute”.

En tal sentido, explica que la instalación de Mery Godigna Collet, titulada La Boucherie, consiste en dos filas paralelas de paños de tela roja colgados al techo con ganchos de carnicería, y da paso a una potente metáfora donde las sutiles gasas reanudan su vínculo con la sangre. La obra Piñatas y Truncas de Clemencia Labin, son unos volúmenes acolchados verticales que sorprenden por su originalidad y su desenfadada sensualidad y dan paso a lo fantasioso y al humor, como si fueran personajes con vida propia.

En el caso de Annette Turrillo, la curadora destaca el carácter poético de su obra Detrás del silencio, en la que recurre a la delicadeza del tejido de algodón para recrear plásticamente sus reflexiones en torno a la tesitura de la interioridad humana. Naiguatá o La historia del olvido. Latitud 66.7333333 – Longitud 10.6166667 de Karim Borjas, se inscribe dentro de las indagaciones que viene realizando el artista en torno a la ecología, el impacto de las sociedades urbanas sobre la naturaleza y la sustentabilidad del planeta.

En cuanto a la instalación Ciudades imaginarias de Carlos Marcano, Chacón señala que se enfoca hacia la agresión contra la naturaleza que supone la cultura del desecho y la contaminación. La investigadora concluye la descripción de la muestra con la pieza De la serie Escutoide de Pedro Morales, la cual “se basa en la fascinación que el artista siente por la belleza de la geometría y, particularmente, por una forma geométrica tridimensional denominada Escutoide”.

La exposición L’Atemporel. Dialectique de l’image se estará exhibiendo hasta mediados de febrero de 2020 en los espacios del Clôitre des Billetes en París, Francia.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

5 × 4 =