Lo que inició como una obra de consolidación de los inmuebles que rodean la iglesia de Santa María Salomé, en la Rúa Nova de Santiago de Compostela, finalizó con una gran excavación arqueológica y un fascinante hallazgo, pues existe un claustro gótico en pleno centro de la ciudad.

La edificación, que se remonta hasta finales del siglo XIV o comienzos del XV, es un edificio del que no se tenía memoria y del que apenas se han encontrado noticias. Este hallazgo ha impulsado toda una investigación que de seguro tomará algunos meses.

Santiago de Compostela cuenta con más de 2.200 años de historia, ya que alrededor de la tumba del Apóstol se fue generando una urbe en el medioevo, cuyo crecimiento se vio impulsado por las numerosas peregrinaciones que se produjeron hacia la ciudad.

Durante las primeras semanas de investigación se han encontrado muchas cosas valiosas en este claustro olvidado: ventanales, inscripciones y restos de policromía de los lienzos que componían el interior de esta edificación. La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando llevó a cabo una conferencia, en la que se proporcionó un adelanto de las cosas halladas en el nuevo tesoro de Santiago.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos × 2 =