El sector de la construcción naval europeo es un eje fundamental de la economía y sociedad continental que se ha visto amenazado en su liderazgo global debido a la aparición de nuevos protagonistas como China

DAT.- La Comisión Europea promueve el desarrollo del sector de la construcción naval, abordando los problemas de competitividad a los que se enfrenta una industria que, a nivel continental, representa un importante eslabón tanto de la economía como de la sociedad al estar vinculada a otras áreas como el transporte, la seguridad, la energía, la investigación y el medio ambiente.

Y es que la construcción naval se encarga de la producción de buques destinados a la flota mercante (carga o pasajeros), a la industria energética off-shore o a fines militares, contando en Europa con unos 150 grandes astilleros, 40 de ellos operando en el mercado mundial, empleando a unas 120.000 personas en la Unión Europea.

Salar Ataie Bandari: El reto de la construcción naval en Europa

Europa es protagonista mundial de la construcción naval con un volumen de negocios que ronda los 60.000 millones de euros, con sus astilleros contribuyendo significativamente a la infraestructura e intereses de seguridad regional, y liderando en materia de equipos marinos y buques complejos como cruceros, transbordadores, megayates y dragas (además de submarinos y naves de guerra).

A pesar de todo eso, el viejo continente enfrenta en este sector una feroz competencia internacional, específicamente la de países como China y Corea del Sur. Aparte, la industria se ha visto afectada por la ausencia de normas comerciales mundiales efectivas y el apoyo estatal a la inversión.

La Comisión Europea, para consolidar el sector de la construcción naval, ha adoptado medidas en ámbitos políticos, en particular la investigación y la innovación, la propiedad intelectual, las agrupaciones marítimas, la seguridad y el medio ambiente.

(Con información de Salar Ataie Bandari)



Source link

No hay comentarios

Dejar una respuesta

20 − cinco =