El artista francés Richard Orlinski, identificado según Art Price como una de las figuras representantes del movimiento contemporáneo mejor vendido en el mundo, presenta su más reciente creación con la que pretende rendir homenaje a México, país que lo cautivó con sus colores, sus aromas, su gente y su cultura.

Su escultura está inspirada en uno de los símbolos patrios de país azteca, en la que el artista realizó una figura de un águila y una serpiente de más de un metro de altura.

De esta manera, la directora de la Galería Richard Orlinski by Apollo, en Ciudad de MéxicoSandrine Pressiat, explica que “es la primera obra dedicada a un país por el creador europeo. Es una pieza fantástica que nunca se había presentado en el mundo. Es una obra para México. No hay mejor homenaje que el artista Richard Orlinski haya hecho para algún país. Se trata de un águila devorando a una serpiente, tomada de la representación del escudo de la bandera de México”.

Además, Pressiat sostiene que la escultura evoca la “leyenda de la capital de México, construida en el mismo lugar donde los aztecas localizaron en 1345 un águila parada sobre un nopal devorando una serpiente. Orlinski esculpe un águila en color rojoen alusión a la sangre de los héroes, y en el pico le coloca una serpiente diseñada en un verde luminoso, como símbolo de la esperanza”.

Por otro lado, la directora de la Galería indica que la imagen representa la continuación de su trabajo en México, que conoció hace cuatro años, añadiendo que “es un seguimiento lógico del amor que Richard Orlinsky tiene por este país, al que cada día va descubriendo y considera que vale la pena enseñar al mundo”.

En este sentido, el artista elaboró una serie de ocho piezas de esta escultura, que también se muestra en Hotel W, de Campos Elíseos, disponible para que el público desde el 24 de septiembre. Pressiat infirmó que “estaremos mostrando la obra a lo largo del mes patrio porque es 300 por ciento México”.

Cabe destacar que, Richard Orlinski, nació en Francia 1966 y decidió dedicarse profesionalmente al arte a partir de los 37 años de edad, sin embargo, esculpe desde que tenía tan solo 4. Fue en una banqueta en París, cuando colocó su primera obra para ver las reacciones de los espectadores y su interacción con ella.

Finalmente, es una persona que demuestra su fascinación por la vida salvaje, lo cual le llevó a construir un zoológico de esculturas, encabezado por la figura de un gorila.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos × cinco =