La pintura «El Grito», pintada en 1893 por el artista noruego Edvard Munch no representa un grito, revelaron curadores del Museo Británico de Londres.

Mucha gente cree que muestra a un hombre gritando. No es así, dice el museo, que está a punto de mostrar una impresión en blanco y negro de la imagen.

«Esta versión rara del grito que estamos exhibiendo en el Museo Británico deja en claro que la obra de arte más famosa de Munch representa a una persona que escucha un ‘grito’ y no, como muchas personas continúan asumiendo y debatiendo, una persona grita»,  afirmó Giulia Bartrum curador de una próxima exposición dedicada al artista noruego.

En ese sentido, la litografía, a diferencia de las obras de colores, presenta una inscripción de Munch que dice: «Sentí un gran grito en toda la naturaleza».

«Munch incluyó deliberadamente el título de esta versión para describir cómo se inspiró en la ansiedad que repentinamente sintió. Estaba tratando de captar una emoción o momento en el tiempo. A través de la inscripción sabemos cómo se sintió. La gente piensa que esta es una persona que grita pero eso no es lo que está pasando», aclaró la curadora.

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

17 + once =