El pasado 18 de octubre el Museo Thyssen de Madrid inauguró la exposición Renoir. Intimidad, una muestra que estará abierta al público hasta el próximo 22 de enero y que reúne 78 piezas del maestro impresionista francés, en las que el espectador puede recoger de sus coloridas composiciones todo el placer sensorial que dominaba su estética.

La muestra hace un completo recorrido por el legado pictórico de Renoir, desde sus primeras obras, como El paseo o un estudio para Le Moulin de la Galette hasta sus retratos posteriores, así como sus escenas cotidianas y familiares, todas envueltas en un aura bucólica y palpitante.

La pinacoteca madrileña también pone a disposición del público algunos de los desnudos que desarrolló el maestro impresionista francés, género que es poco conocido en el trabajo pictórico de Renoir, pero que indiscutiblemente está muy bien valorado por la crítica.

El propio Renoir confesó en algún momento que aquellos cuadros que le provocaban el deseo de adentrarse en el paisaje, o de acariciar una espalda desnuda de mujer, eran sus obras favoritas, declaración con la que el francés ratificaba su gusto por la recreación de escenas empíricas y sumamente sensoriales.

La muestra estará disponible hasta finales de enero del próximo año.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dieciocho + 1 =