La arquitectura rusa es una de las más hermosas de Europa. Existe, para deleite de los turistas, el San Petersburgo de los zares y del escritor Dostoievski, también el que rodea edificaciones como el Museo Ermitage y la avenida Nevski, pero en la actualidad, los visitantes de esta ciudad rusa van en pro de otro legado.

Muchos visitantes desean conocer el San Petersburgo de Putin y son capaces de pagar casi 25 euros por un recorrido de dos horas que los lleva a través de las obras arquitectónicas y los principales escenarios de los 44 años del primer mandatario ruso en esta ciudad, que anteriormente era conocida como Leningrado.

La ruta histórica y patrimonial inicia en uno de los edificios de arquitectura clásica más emblemáticos de la ciudad: la maternidad más antigua de San Petersburgo, lugar en el que nació Putin en octubre del año 1952. El paseo incluye un recorrido por la calle Baskov, la sede del antiguo KGB y el Ayuntamiento de la ciudad.

Muchos turistas deciden tomar este paseo, no sólo por los tesoros arquitectónicos que lo comprenden, sino también para conocer más acerca de un personaje que muchos tildan de enigmático. Especialmente los visitantes de Estados Unidos están dispuestos a conocer al hombre que se esconde detrás del presidente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno × 5 =