La interacción de las células del fitoplancton con la
luz solar modifica el color de la capa superficial del océano. 

Este fenómeno
está permitiendo por primera vez a científicos chilenos el uso de la bio-óptica
para la detección de Floraciones Algales Nocivas (FANs).

 Los eventos, conocidos
comúnmente como “marea roja”, aumentaron en los últimos años a raíz de la
sobreexplotación de recursos costeros, lo que conlleva importantes
consecuencias socioeconómicas.

En una reciente expedición, un grupo de científicos
del Centro de Investigación Dinámica de
Ecosistemas marinos de Altas Latitudes
(IDEAL) de la Universidad Austral de Chile (UACh) utilizó un
radiómetro hiperespectral, equipo que permite detectar la señal óptica en el
agua con una amplia resolución.

El instrumento ya ha sido desplegado exitosamente en
distintas áreas del sur del país, en complemento con distintas técnicas de
muestras de agua para caracterizar la interacción de las células del
fitoplancton con la intensidad lumínica.

Según explica la Dra. Andrea Corredor-Acosta, “por
primera en un evento FANs en Chile, específicamente en Hornopirén, pudimos
desplegar el radiómetro hiperespectral a lo largo de los primeros diez metros
de la columna de agua, en conjunto con radiómetros para medir la señal
espectral de la luz en la atmósfera y muestras de agua para caracterizar los
pigmentos celulares específicos del fitoplancton responsable de este evento (Heterosigma
Akashiwo). 

Estas mediciones nos permitirán obtener el espectro de luz que es
reflejado por el océano después de interactuar con las células”.

La investigadora, que estudia los ciclos periódicos
del fitoplancton en la Patagonia chilena y en el sector Pacífico Occidental de
la Antártica, explica que posteriormente los datos serán asociados con las
reflectancias de los sensores satelitales que están orbitando alrededor de la
Tierra. Esto permitirá ajustar un algoritmo de detección para este tipo de
floraciones en Chile.

“La idea a mediano y largo plazo es promover y
desarrollar un sistema operacional de teledetección y seguimiento temprano de
este tipo de eventos, que cada vez son observables con mayor intensidad y
frecuencia en nuestro país. La idea es que esto se convierta en una red de
monitoreo y se pueda tener de manera diaria una imagen satelital actualizada
con las reflectancias asociadas a una floración algal específica”, afirma
Corredor-Acosta.

La científica agrega que “ya no tendrías que estar
muestreando todos los días y en distintas zonas, sino que se aplica el
algoritmo desarrollado a los datos de reflectancias satelitales que están
disponibles. Esto permitirá hacer un monitoreo y seguimiento de este tipo de
floraciones y, de esta manera, alertar con tiempo para generar un rápido
sistema de manejo, por ejemplo, para la industria acuícola dada la rapidez con
la que evolucionan estas floraciones en el tiempo y en el espacio”.

Crisis climática

Respecto del aumento de Floraciones Algales Nocivas
como consecuencia de la emergencia climática, Corredor-Acosta asegura que
tendría “un costo alto para el medio ambiente, que derivaría en una alta
remineralización de la materia orgánica y una pérdida de oxígeno en la columna
de agua. También genera un impacto para las economías locales por la alta
mortandad de peces. Es por eso que es relevante implementar algún sistema de
alerta y monitoreo”.

“La zona sur austral es un sistema altamente diverso
tanto en la parte continental como oceánica, que se ha visto cada vez más
vulnerable a la variabilidad climática y antropogénica. Existen múltiples
consecuencias sobre la productividad y biodiversidad marina, que necesitan ser
investigadas para la conservación, el manejo adecuado de los recursos, la
sustentabilidad de la economía y la calidad de vida de los habitantes de la
región”, agrega.

La investigadora señala que “la Patagonia es un
sistema que además cruza varias latitudes con gran cantidad de ríos y glaciares
que se han visto afectados en las últimas décadas por el cambio climático y el
calentamiento global, alterando a su vez las condiciones oceanográficas y
productivas de la zona costera inmediatamente contigua, incluyendo una mayor
frecuencia de FANs”.

La científica enfatiza en la importancia del
desarrollo e implementación de un sistema de monitoreo de alerta temprana de
FANs para mitigar sus efectos a escala local. “Los estudios de bio-óptica en
Chile son escasos. Esta herramienta tiene mucho potencial y todavía no está
totalmente explotada como se podría”, concluye.
 

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

4 × 5 =