Teresa Zawitkowska Artista
polaca nacida en 1977 con sede en Chicago. Se graduó de la escuela secundaria
de arte con honores y aprendió el arte del dibujo de los mejores profesores de
arte de Polonia.

Teresa Zawitkowska es una
artista ordinaria. Dibuja tanto con el sentimiento como con el tacto. Desnudos
delicados, sublimes, tomas de un ser humano, contienen muchas emociones y son
una expresión del mundo de las experiencias de la artista. Su arte es una
especie de autoanálisis, cuyos efectos complementan lo que una persona oculta
de sí misma. El hombre es el tema principal de sus obras. Lucha con la cuestión
del cuerpo, mostrando con mayor frecuencia danza, tomas eróticas con una toma
única de redondez y suavidad de líneas. Siguiendo a Joanna Pollakówna, podemos
adoptar un término que encaja bien con la descripción de las obras de Teresa
Zawitkowska: «el arte de una realidad desplazada». Sus obras cruzan
los límites entre la física y la metafísica, adentrándose en los complejos meandros
de las pasiones humanas. Son muy táctiles, el toque registra la temperatura de
los sentimientos, es el toque de un virtuoso-pianista sacando a relucir el
sonido, el tono y el color a pesar de la falta de color. Pasa fácilmente del
deleite a la concreción, de la observación a expresar lo que conviene sólo a la
sensibilidad. Teresa Zawitkowska es una persona espontánea y artista. La
verdad, la franqueza, la ligereza y cierta fragmentación del plano son las
notas de sus sentimientos, pensamientos y deleites. En su caso, la voluntad de
expresar es sinónimo del sentido de la belleza. Intuitivamente, con gran
sensibilidad, capta lo fugaz. Ilustrando cuerpos y planos consecutivos, atajos
de perspectiva difíciles o rostros seleccionados o fragmentos de cuerpo, nos da
una imagen de su mundo interior. Su arte es muy personal, tomas libres, precisa
presentación del movimiento y gestos que rayan en la infalibilidad. La
modulación de tonos, la expresión de líneas o manchas, las sutilezas, dan a
estos dibujos una temperatura determinada, para que empecemos a sentirlos más.
que observar. Pueden evocar emociones tales que dejemos de pensar, por ejemplo,
en medios artísticos, y nos quedemos en este mundo tan personal de
experiencias, delicias… La intimidad de las representaciones a veces
avergüenza a los espectadores. A veces podemos sentirnos como voyeurs de algo
oculto, el mundo «detrás de la pared», que no se oscurece al dividir.
Estos dibujos nacen de la necesidad de crear, son como respirar o mirar la
realidad. Son un culto y contemplación de la belleza de la vida cotidiana. Si
bien la fuente de estas obras proviene del exterior, son una función de la
psiquis de la artista, su forma de ver e interpretar la realidad interna. La
artista, al mostrar extractos del mundo exterior, refleja su interior, su
intimidad. Mirando estos dibujos, después de un tiempo dejo de notar modelos
individuales y empiezo a ver los pensamientos y sentimientos de Teresa
Zawitkowska cada vez más plenamente. Y reconozco que me da vergüenza, no sé
cuánto quiere ocultar al mundo lo que siente y piensa, pero no puedo separar lo
material de lo tan íntimo en el caso de estas obras. Las obras de Teresa
Zawitkowska son como cardiogramas de sus emociones. Varias en cuanto a los
medios de expresión, con una bella representación de detalles, cuerpos
presentados en difíciles abreviaturas que evocan asociaciones con las pinturas
de Andrea Mantegna. Con pasión y franqueza, una gran sensualidad toca la
sexualidad, los deseos y la realización. Estas composiciones, a menudo
abocetadas, irradian energía interior, ansiedad y la interpretación de lo que
es sólo perceptible. Teresa Zawitkowska siente, toca la obsesión pero también
el silencio. Su arte debe evaluarse en términos de sensaciones humanas y
pasiones humanas. Le llama la atención la sencillez de los sentimientos
humanos, la prosa de la vida cotidiana que tiende hacia una especie de
celebración. Mirando estas obras, tengo la impresión de cierta singularidad,
entrando en el espacio visto de manera muy personal. El arte de Teresa
Zawitkowska en un mundo dominado por la búsqueda de la modernidad puede parecer
a primera vista anacrónico e incrustado en la estética de finales del siglo XIX
y XX. Sin embargo, toca lo que todo el mundo, si es sincero, busca y desea…”.
Una existencia plena, la belleza en la vida cotidiana, … .. pone de
manifiesto la singularidad de la banalidad … Para concluir, citaré las
palabras de uno de los artistas figurativos más significativos del siglo XX,
Francis Bacon: «Me gustaría como si mis pinturas parecieran como si un ser
humano se frotara contra ellas, […] dejando un rastro de [su] presencia y un
recuerdo de eventos pasados, tal como un caracol deja moco detrás de él «.
Teresa Zawitkowska no solo nos deja huella, está en ellos….. – Tomasz Kisiel

Fuentes:

https://www.instagram.com/ter_ars_zawitkowska_/?hl=es

https://www.facebook.com/teri.ars/about

https://rawartists.com/teresazawitkowska

https://www.artpeoplegallery.com/ter-ars-zawwitkowska-drawings/

Nota: La propiedad intelectual de las imágenes que aparecen en este blog
corresponde a sus autores y a quienes éstos las hayan cedido. El único objetivo
de este sitio es divulgar el conocimiento de estos pintores, a los que admiro,
y que otras personas disfruten contemplando sus obras.



Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

veinte − 13 =