Una escultura de Spider-Man ha desatado recientemente la polémica en Estados Unidos; donde una persona la ha acusado de ser una promoción del satanismo, por lo que pide que esta sea retirada de manera inmediata.

El Zoológico Lincoln Children, en Lincoln, Nebraska; mandó a colocar una escultura del Hombre Araña, concretamente son sus manos activando el lanzatelarañas. Esto no le gustó a Leirion Gaylor Baird, quien mandó un mensaje a las autoridades debido a la ofensa que representa.

Gaylor Baird  asegura que es una incitación al odio de la iglesia y las religiones de la tradición judeocristiana debido que las manos están pintadas de negro y rojo, haciendo los «Cuernos del Diablo».

Vale destacar que en el mundo de los superhéroes sabrá que la escultura de Spider-Man no recrea los Cuernos del Diablo; se trata de la pose clásica al momento de sacar su telaraña. Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dieciocho + 4 =