El artista conceptual italiano Piero Manzoni dejó demostrado hace algunos días que en la sociedad de consumo todo puede pasar por arte y, además, ser vendido por un precio exorbitante.

La célebre obra Mierda de artista fue puesta a la venta en la casa de subastas Il Ponte de Milán, donde partió con un precio inicial de ochenta mil euros y alcanzó un monto final de venta de doscientos setenta y cinco mil euros, todo un récord para esta pieza, digna representante del arte conceptual e irónico.

Precisamente fue Mierda de artista la obra que dio la fama internacional a Piero Manzoni. Con esta provocación, el artista italiano se convirtió en un visionario, al imaginar que eventualmente el consumismo tomaría a su merced al mercado del arte.

Manzoni se caracterizó por realizar obras sumamente extrañas con materiales disparatados. El italiano llegó a cometer irreverencias como firmar su zapato derecho y autodenominarlo obra de arte.

A comienzos de la década de los sesenta, Manzoni firmó noventa latas de metal que estaban rotuladas con la etiqueta Mierda de artista. Conservada al natural en mayo 1961, piezas que tradujo al alemán, francés e inglés, además de la versión original en italiano.

En su época, Manzoni vendió cada lata al precio que tenía el oro en aquel momento. Aún se desconoce si las latas contenían efectivamente lo que declara la etiqueta, pero este no es el factor importante, lo verdaderamente interesante de la propuesta del artista italiano es que hasta la mierda podía ser vendida al peso del oro.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos × 3 =