Vamos a empezar fuerte. ‘Dune: Parte Dos’ es, probablemente, el mayor blockbuster que vayamos a ver este 2024 y uno de los despliegues audiovisuales más apabullantes que se hayan visto en la gran pantalla en una larguísima temporada. El trabajo de Denis Villeneuve y el resto del equipo técnico y artístico —lo de Greig Fraser es de otro planeta— es realmente espectacular, y está al servicio de una historia tan épica como ambiciosa.

Adaptar la obra literaria de Frank Herbert no es, en absoluto sencillo —que se lo digan a David Lynch—, y su juego de tronos galáctico con poso mesiánico puede no ser fácil de digerir, así que, si ya has visto la película y te ha quedado alguna duda sobre qué diantres ocurre en su último tramo, te cubrimos las espaldas. A continuación, vamos a explicar el final de ‘Dune 2’ y varias de sus claves narrativas, así que si no quieres empacharte de spoilers, vuelve más tarde.

Ah, y por si te lo estás preguntando: no, ‘Dune: Parte Dos’ NO tiene escena poscréditos. Seguro que después de casi tres horas tu vejiga lo agradece.

Contenido

De héroe a tirano

Después de los hechos acontecidos en la primera entrega, Paul Atreides va ganándose progresivamente la confianza y el respeto del Fremen de dos modos diferentes que, en última instancia, terminan convergiendo. Por una parte se sirve de su colaboración para acabar con los recolectores de especia de los Harkonnen para congeniar con los miembros más escépticos mientras que, por la otra, la profecía que le sitúa como el Lisan al Gaib, el salvador de Arrakis, le hace ganar posiciones entre los seguidores de la profecía encabezados por Stilgar.

Conforme se asienta como el líder de la resistencia de Arrakis en pleno desierto, Paul comienza a tener sueños y visiones que señalan en una misma dirección: el camino para vengarse de los Harkonnen y el Emperador, que orquestaron la caída de la casa Atreides, le conduce al sur; pero viajar hasta allí se traduciría en un escenario catastrófico marcado por la muerte, la destrucción y un futuro incierto.

Finalmente, con los Harkonnen desesperados por la resistencia Fremen y ahora liderados sobre el terreno por el psicótico Feyd-Rautha —que resulta ser primo de Paul, que comparte sangre de ambas dinastías—, el Atreides decide hacer caso omiso a los avisos premonitorios y viajar al sur, donde, ayudado por la influencia de su madre, se ganará el favor de la comunidad más religiosa y fundamentalista de Arrakis después de beber el Agua de la Vida que convirtió a su progenitora en Reverenda Madre y sobrevivir al proceso.

Llegados a este punto, Paul comienza a dar su giro definitivo de héroe a villano. Ebrio de poder, con los Fedaykin de Fremen a sus órdenes tras autoproclamarse como el Lisan al Gaib y con el arsenal nuclear de los Atreides en su poder, nuestro protagonista posee todo lo necesario para culminar su venganza y plantar cara al Baron Vladimir Harkonnen y al Emperador Shaddam IV, convocándoles con la intención de hacerse con el trono.

Slack Imgs

En un último intento de continuar en el poder, el Emperador desafía a Paul a un juicio por combate que enfrentará al Atreides con Feyd-Rautha, que terminará mordiendo el polvo en un encarnizado duelo con armas blancas. Tras esto, el Lisan al Gaib reclama el trono galáctico, asegurando su posición al tomar la mano de la Princesa Irulan en matrimonio, algo que hace que Chani, con quien mantenía una relación romántica, se vaya dejando todo atrás —algo que difiere sustancialmente de la novela original—.

Pero a Paul le queda un as en la manga: si alguien se niega a aceptar su oferta para ascender al poder, usará sus armas nucleares para destruir la Especia. Esta amenaza hace que Irulan y Shaddam IV acepten las condiciones y que Paul inicie una Guerra Santa a lo largo y ancho de la galaxia para dejar claro quién es el nuevo líder y lo que puede ocurrir si alguna casa se opone al nuevo status quo.

Se viene ‘El Mesías’

asdf

Una vez más, Denis Villeneuve ha optado por cerrar su nueva ‘Dune’ con un cliffhanger  de manual, impidiéndonos ver a Paul Atreides librando su Jihad galáctica y ejerciendo de tirano espacial. No obstante, su final abierto en múltiples frentes, con la guerra empezando y con Chani huyendo con un destino incierto, parece que tendrá continuidad —y, con suerte, resolución final— en una tercera entrega que, probablemente, adaptará la novela ‘El mesías de Dune’.

No sería descabellado que, en la potencial ‘Dune: Parte Tres’, se nos muestre con todo lujo de detalle el dominio del Imperio Estelar Fremen y la convulsa relación entre Paul e Irulan. Eso sí, la espera hasta el cierre de la trilogía promete ser larga, tal y como ha explicado el cineasta francocanadiense.

En Espinof:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

20 + ocho =