El Papa Francisco recibió recientemente en el Vaticano una escultura en bronce del piloto Ayrton Senna, confeccionada por la artista plástica Paula Senna Lalli, sobrina del tricampeón.

Además de la obra denominada “Mi Ayrton», Bianca Senna, hermana de Paula y directora del Instituto Ayrton Senna, también regaló al Papa un casco de su tío.

«Fue un día muy emocionante. Es un honor poder venir al Vaticano y conocer al Papa en la semana de Pascua para entregarle una obra tan especial de mi hermana. Él lo agradeció y elogió el busto. El sermón de hoy fue sobre pedir a Dios en las dificultades y eso me recordó mucho a Ayrton, porque él hacía siempre eso»,  expresó Bianca.

Vale destacar que esta actividad forma parte de un homenaje a Senna en 2019, año que marca 25 años de la muerte de la leyenda de la Fórmula 1.

La obra fue exhibida al público por primera vez, durante el encuentro de Bianca Senna con el Papa. Ahora pertenece al acervo del Vaticano.

La artista confeccionó la escultura durante su primer embarazo, usando fotos y memorias como referencia.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

2 × cuatro =