La
audiencia de la música de tradición escrita de la Región de Tarapacá respondió
a la invitación realizada por la Orquesta de Cámara de Chile (OCCh), que este
viernes culminó en la Iglesia de San Antonio de Padua, en Iquique, su exitosa
gira por la zona.

 El
elenco estable del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio
realizó una itinerancia de cuatro días, entre este 11 y 14 de junio, por la
Pampa del Tamarugal, lo que significó recorrer 520 kilómetros en traslados de
músicos e instrumentos por las rutas del norte, con aplaudidas paradas en
Huara, Pozo Almonte y Pica.

 Emmanuel
Siffert, director titular del elenco, quedó conmovido con el paisaje nortino.
“Es mi primera vez recorriendo las localidades interiores del Norte de Chile y
me ha impactado el paisaje del desierto, muy distinto a todo lo que había
conocido anteriormente en este país. Agradezco a todas y todos quienes nos
acompañaron en cada una de las presentaciones”, dijo el músico de origen suizo.
 

Durante
la gira, la OCCh presentó un repertorio que incluyó el estreno mundial de
«Aires de Candombe», de Tito Oliva, una obra basada en ritmos del
género característico del Río de la Plata. También interpretaron «Vilama,
la muerte del río», de Carlos Zamora, inspirada en la geografía local.
Otra pieza destacada fue «Ingoma», de Hendrik Hoffmeier, basada en
canciones tradicionales del pueblo Xhosa. Finalmente, el elenco cerró los
conciertos con la Sinfonía n°3 de Louise Farrenc, una compositora del siglo XIX
cuya obra es “relevante y encantadora”, aseguró el director Siffert.
 

Entre
quienes asistieron a los conciertos en las localidades más alejadas está
Isidoro Saavedra, presidente de la Junta de Vecinos de Tarapacá: “Es un sueño
para nosotros, como tarapaqueños, que una orquesta como esta venga hasta acá.
Agradecemos al Ministerio y a la Seremi de las Culturas por permitirnos
disfrutar de este espectáculo, nos hace sentir orgullosos tener tan ilustres
visitas. Los felicito a todas y todos los músicos, siéntanse bienvenidos, que
se repita, estas expresiones artísticas nos hacen crecer”.
 

En
la localidad de Matilla, la vecina Raquel Ojane aseguró que “es maravilloso
tener una presentación de este nivel aquí, y con entrada liberada, una música
especial, además justo cuando celebramos a San Antonio, nuestro Santo Patrono y aquí mismo en el templo, es un valioso regalo. Al escuchar esta música,
cierro los ojos y siento que voy al cielo, algo extraordinario. Sigan llevando
el arte hasta localidades lejanas, como la nuestra. Ojalá vuelvan pronto”.
 

Actividades
formativas

Además
de los cuatro conciertos, el elenco dedicó algunas jornadas a actividades
formativas. El propio director Emmanuel Siffert dirigió el pasado martes 11 los
ensayos de la Orquesta Regional de Tarapacá, para colaborar con el elenco, que
prepara la Sinfonía n°1 de Gustav Mahler.
 

Por
otra parte, un grupo de músicas y músicos de la OCCh fueron hasta el Liceo
Bicentenario Metodista Williams Taylor, de Alto Hospicio, para brindar clases
maestras a las niñas, niños y jóvenes que participan de la Orquesta Sinfónica
del establecimiento, un proyecto que lidera su directora Virginia Cartes.
 

La
respuesta entusiasta del público a todas las presentaciones, las experiencias
compartidas y el compromiso con la formación musical en la región permitieron
relevar el trabajo de la OCCh y su misión de llevar expresiones artísticas de
excelencia a los rincones más alejados de Chile, enriqueciendo la vida de las
comunidades nortinas, intercambiando saberes y alentando el interés por la
música clásica entre nuevos públicos.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

18 + 17 =