Texturas, imágenes, plantas, insectos, el
bosque nativo, contaminación, mujeres, la lucha. Terrapolis comienza
sus funciones presenciales con seis fechas en el Teatro Universidad Mayor.

El montaje, producido por ABISAL y
dirigido por Bárbara Pestan Florás, es una propuesta que cuestiona y reflexiona
en torno al mundo que estamos construyendo, el co-habitar con diferentes
especies en el planeta, las problemáticas climáticas y ambientales que afectan
a nuestro país -como es el caso de los habitantes de Quintero y Puchuncaví-,
las zonas de sacrificio y el bosque nativo en amenaza.  

Con el reciente anuncio del cierre de
Ventanas, Terrapolis es la demostración de la urgencia de crear
teatro que aborde problemáticas sociales medioambientales y las repercusiones globales
que tienen.  

Desde el jueves 15 de junio -y
con funciones los días 16, 17, 22, 23 y 24 del mes, en la sala de Teatro
de la Universidad Mayor- Terrapolis exhibirá un telón de proyecciones
junto a una estructura de rizoma tejido y orgánico.

Mientras vemos imágenes en el telón,
sucede una intervención de cuerdas que unen la sala y los cuerpos que recorren
el espacio; cuerdas que serán tejidas por un grupo de mujeres de la costa norte
de la V región mientras discuten cómo dar fin a la contaminación que amenaza
sus vidas, las de sus hijos e hijas, y los bosques. 

¿Cómo podemos habitar en el problema?
¿Cuál será este nuevo lugar a habitar? son los cuestionamientos de fondo que
recorren las protagonistas, personificadas por las actrices Javiera Mendoza,
Daniela Fernández y Andrea Osorio, quienes son testigos de un territorio en
extinción.

Hacia el final de la obra la aparición de
una serie de seres trans-especie, marinos, humanos y animales llevan a
preguntarse ¿Dónde inicia y termina todo? Una duda que inevitablemente sale a
flote en un territorio que se encuentra al borde de la catástrofe.

Escrita desde el punto de vista de las
mujeres que habitan los territorios de Quintero y Puchuncaví, Terrapolis es
un viaje que comienza en lo terrenal, desde lo microscópico que es una célula,
que sigue en la problemática medioambiental y la lucha por el territorio, y
conduce a un clímax de caos donde resurge un nuevo espacio para habitar.

Una obra que nos invita a cuestionar cuál
es nuestro lugar como especie y hacia dónde estamos llevando nuestra
existencia.  

“Me emociona mucho poder estar estrenando
esta obra. Ha sido un largo proceso. Partí habitando cerca de Ventanas desde el
2021 para investigar sobre la obra, y estando en el lugar me di cuenta de la
urgencia de visibilizar esta temática y el desamparo en el que ha vivido por
décadas un territorio y una comunidad.

Hay un sin fin de historias y luchas
colectivas que no se visibilizan por estar sujetas a estructuras de poder y
económicas, que a mi juicio son siniestras y obsoletas.

 Partí con la idea de ponerle voz a las
agrupaciones que luchan, pero estando en el lugar me di cuenta que a quienes
quería ponerle voz era a las personas que están detrás, a la mujer que su hijo
nació con problemas producto de la contaminación, a la comunidad que da su vida
por defender un bosque milenario, y que a nadie le importa, a la adolescente
que su cuerpo ya tiene consecuencias irreversibles y también la que es la
respuesta de la contradicción más grande que genera este espacio, la que ve
detrás de todo este sistema un lugar que los mata, pero también les da la
oportunidad de vivir.

 Todo en un telón de fondo que las silencia y
amenaza, y que espero la obra pueda hacer visible para generar diálogo y
reflexión”, señala Bárbara Pestan, directora de Terrapolis. 

Terrapolis se estrena en un momento
de contingencia, donde hace pocos días se cerró la planta de fundición
Ventanas.

Un hito que marca un avance histórico y
significativo en el proceso de descontaminación y recuperación socio-ambiental
de las comunas de Quintero, Puchuncaví y Concón. 

Se considera que esta
fundición anota cerca de un 60% de las emisiones de dióxido de azufre en la
zona y es una de las principales fuentes de contaminación por arsénico.

Sin embargo, la obra reflexiona sobre este
hito. “El cierre de la fundición no es lo único que nos está afectando” comenta
Karina, una de las protagonistas de la historia. 

La obra Terrapolis es financiada por el
Fondo de Artes Escénicas, línea composición escénica 2021 y creación y
producción 2022, del Ministerio de las Culturas, las Artes y los Patrimonios.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco + 8 =