Hasta el 19 de enero puede visitarse en la sevillana Galería Birimbao “Línea Horizonte”, exhibición de Norberto Gil en el que este autor andaluz ha buscado investigar las intersecciones entre la visión, la arquitectura y la expresión plástica haciendo hincapié en la subjetividad de la mirada. Los trabajos reunidos inciden en la importancia de la línea del horizonte como elemento básico en la organización del campo visual en diversas disciplinas, como el dibujo, la pintura y la arquitectura, y la huella de esta última está muy presente en la muestra, dada la influencia en Gil de Álvaro Siza, que se formó en la Escuela Superior de Bellas Artes de Oporto, donde este artista realizó una estancia de investigación doctoral entre julio y septiembre del año pasado.

El luso, y su diálogo entre los planos rígidos de las construcciones y la organicidad de los entornos, su análisis de la escala y de la materia y su búsqueda de interacción entre geometría, luz y naturaleza es constantemente evocado en las piezas abstractas de Gil, que no ha tratado de representar edificaciones, sino una exploración perceptual que recrea la realidad. Pese al título del proyecto, más que la idea de línea del horizonte le interesa la noción de plano del horizonte, donde pueden proyectarse lo vertical y lo horizontal y convergen todos los puntos de fuga definidos por la mirada del creador. Además, la elección del lino crudo como base de las telas que aquí vemos tiene que ver con la relevancia de lo natural para Siza.

Sabemos que al creador de la Piscina das Marés le hubiera gustado ser escultor y que vio en sus construcciones posibles ejercicios de escultura en los que la materia, la luz, los volúmenes, el diálogo entre elementos, la composición o la dinámica están siempre presentes. El creador sevillano, por su parte, se fija en la forma en que los arquitectos trabajan el espacio, incorporando una mirada arquitectónica a su práctica pictórica.

Si los arquitectos parten del territorio para planificar una edificación con el fin de alcanzar la tridimensionalidad, Gil busca comprender cómo estas pueden ser devueltas de nuevo al plano, al de la pintura; es decir, trata de desmontar la tridimensionalidad, comprimir y filtrar el espacio, entendiendo la tela como el territorio en sí.

Norberto Gil. Línea Horizonte. Galería Birimbao

OTRAS NOTICIAS EN MASDEARTE:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diecinueve + ocho =