Por si no fuera suficiente aguantar a los trolls quejicas de internet, Leslie Jones también tuvo que lidiar con más problemas durante el rodaje de las ‘Cazafantasmas’ de 2016: el salario que le ofrecieron a la actriz era un 1% que lo que cobró Melissa McCarthy.

«Tuve que luchar para conseguir más»

No es de extrañar que Leslie Jones acabara bastante desencantada con su trabajo en la ‘Cazafantasmas’ de Paul Feig, ya que a la cantidad de insultos racistas e incluso amenazas de muerte que recibió («No me puedo creer que alguien le haga estas putadas a una persona solo por trabajar») se le sumó un salario simplemente ridículo.

«Durante el proceso, me dejaron claro que tenía suerte solo por estar en la película, pero la verdad es que yo pensaba: ‘No tengo por qué estar en esta puta mierda’. Y menos si me pagaban menos que a Melissa McCarthy y Kristen Wiig».

«No las critico, pero mi primera oferta eran 67.000 dólares. Tuve que luchar para conseguir más (subí hasta 150.000), pero el mensaje había quedado claro: ‘Va a ser tu pistoletazo, después de esto, tendrás la vida resuelta’ y gilipolleces así, como si yo no tuviera ya una carrera de éxito desde hace décadas».

Pese a que su papel era más secundario que el de sus compañeras, eso no justifica el tremendo desnivel entre su salario y los 14 millones de dólares que cobró Melissa McCarthy. Según cuenta en su autobiografía ‘Leslie F*cking Jones’, eso y el hate desproporcionado por el que terminó saliendo de Twitter, hizo que la experiencia le dejara un sabor de boca horrible: «Al final, todo lo que me dio fue dolor en el corazón y una controversia enorme».

En Espinof:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

doce − 1 =