El arte de decorar paredes es muy antiguo, y a lo largo del tiempo ha evolucionado al punto que hoy día existen diferentes tipos y técnicas de pinturas exclusivamente diseñadas para este fin

DAT.- Hablar de pintura decorativa es hacerlo de un tipo de pintura que se emplea para transformar el aspecto de una superficie con el fin de embellecer su apariencia y/o reforzar la resistencia y durabilidad de la misma. Las paredes son donde más se utiliza a modo recubrimiento, tanto en espacios interiores de viviendas y negocios como, a veces, en exteriores.

Explica Nelson Rafael Bustamante Abidar que el origen de la pintura decorativa para paredes viene de cuando las primeras civilizaciones, como forma de comunicarse y/o dejar constancia de un hecho, realizaban en las cavernas que habitaban diferentes marcas y dibujos. El método fue evolucionado a la par que lo hacía el ser humano, puliéndose y perfeccionándose.

LEA TAMBIÉN | Nelson Rafael Bustamante Abidar | Renovar, restaurar y remodelar: ¡Estas son las diferencias!

Hoy día existe una amplia gama de pinturas para decorar paredes en función del uso y prestaciones que se busquen. A continuación se enlistan algunas de las más frecuentes a la hora de renovar las estancias del hogar:

  • Pintura plástica o látex: Es la más común para las paredes de interior. Aunque bien es cierto que, según su composición, en ocasiones se puede emplear también en exteriores. Se caracteriza por ser una pintura al agua, lo que evita los olores muchas veces desagradables de las que son al disolvente. En este sentido, garantiza resistencia al agua. Además es muy fácil de aplicar, se puede lavar y se seca muy rápido. Por contra, no es recomendable en superficies de madera que no estén tratadas.
    Una pintura plástica o látex se divide a su vez en:
    Acrílica: Pintura con resistencias superiores, tanto en interior como exterior. Asegura un mayor poder de impermeabilización en las paredes y, además, resiste a la perfección al moho y a los rayos del sol. Presenta una excelente adherencia sobre muchos materiales, a excepción de superficies de madera que no estén tratadas.
    Vinílica: La versatilidad de la pintura plástica vinílica es mayor, así como su flexibilidad. Igualmente su olor es prácticamente imperceptible y su aplicación sencilla.
    La pintura plástica o látex ofrece tres tipos de acabados: mate (más opaco y sin brillo, costando un poco más de lavar pero es perfecta para las paredes con desperfectos muy notorios a la vista o que tienen muchos años), satinado (a medio camino entre el acabado mate y el acabado brillo, muy recomendable para pintar paredes lucidas o con colores intensos, ya que aviva la tonalidad de las mismas) y brillo (acabado más reflectante, se limpia muy fácil con agua, por lo que es una pintura decorativa idónea para estancias como baños y cocinas).
  • Pintura esmalte sintético: Pintura compuesta por resinas sintéticas al disolvente. Por ello, a diferencia de la pintura plástica, es mucho más duradera y resistente. Asimismo preserva muy bien el brillo de la superficie, incluso en espacios exteriores porque resiste mejor al agua y a la humedad. Los acabados que ofrece son más lisos. Se emplea sobre todo en paredes de madera o metal, aunque su campo de aplicación es mucho más extenso.
    No obstante, requiere de un periodo de secado superior y hay que tener especial cuidado con los gases intrínsecos de esta pintura decorativa para paredes. Unos gases que pueden ser perjudiciales y ocasionar incluso mareos si el espacio no está ventilado adecuadamente.
  • Pintura esmalte acrílico: Su nombre no deja lugar al misterio. Pintura formulada con resinas acrílicas, catalizadores y pigmentos. Completamente soluble en agua y sin olor, por lo que no hace falta ser tan rigurosos con la ventilación de la estancia como con las pinturas de esmalte sintético. Se utilizan con mucha frecuencia en decoración artística.
  • Pinturas de imprimación: Recubrimiento previo que sirve como base de la pintura decorativa. La finalidad de la imprimación es consolidar el soporte y facilitar la posterior absorción de la pintura empleada para decorar y darle el acabado a la pared. La adherencia mejora de manera exponencial, minimiza las imperfecciones y reduce al mismo tiempo el gasto de pintura de acabado.
  • Barnices: Los barnices se utilizan para proteger cualquier tipo de pintura además de darles brillo o color. Normalmente, se elaboran a base de poliuretano. Destacan por sus propiedades impermeables, su durabilidad y resistencia frente a la abrasión.
  • Pintura mineral o al silicato: Gracias a su alto poder de cobertura y su permeabilidad al vapor de agua, la pintura mineral o al silicato está indicada mayormente para las paredes que presentan problemas de humedad.
  • Pintura decorativa a base de pigmentos minerales inorgánicos y silicatos insolubles: En apariencia, se asemejan a la pintura a la cal pero son de mayor calidad y más resistentes. Al fabricarse con materias primas renovables, pueden clasificarse como pinturas ecológicas.

(Con información de Nelson Rafael Bustamante Abidar)



Source link

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cuatro × dos =