El Museo Bode de Berlín ha recuperado una escultura, tallada en madera, que representa al Niño Jesús y que fue confiscada durante el nazismo a la familia judía a la que pertenecía.

La escultura, que data de entre 1430 y 1440, está hecha de madera de tilo, mide 25,5 cm de altura y 30 cm de ancho y muestra tres figuras de ángeles que extienden un pañuelo sobre una banda nubosa, sobre el que reposa el Niño Jesús.

La obra, presentada en el museo, perteneció a la colección de arte que poseía la familia de Ernst y Agathe Saulmann. El primero era propietario de una fábrica de lana en Eningen (suroeste de Alemania), y la segunda, hija de una de las pocas mujeres piloto de la República de Weimar.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

siete − dos =