La capital rusa, que se caracteriza por su ecléctica arquitectura en la que modernos rascacielos conviven con edificaciones estalinistas y arquitectura clásica del siglo XIX, se prepara para la celebración de la Copa Mundial de la FIFA 2018, albergando a 12 de los encuentros, entre ellos el juego inaugural y la gran final.

Moscú cuenta con más de 12 millones de habitantes, su vida es vertiginosa, pero además alberga bellezas que servirán de marco a la actividad deportiva que está pautada en esta nación europea para el verano del próximo año.

Los turistas pueden visitar el Museo del Kremlin, edificación que no solo destaca por su bella arquitectura, sino que además permite al visitante conocer los secretos de la Rusia Imperial y de los Zares. También es posible subir a los rascacielos estalinistas, para conseguir desde esta monumental torre una de las vistas más bellas de la ciudad.

Otro de los atractivos de Moscú son la gran cantidad de fábricas de la época soviética que en la actualidad se emplean como centros artísticos y culturales. Allí no solo se podrá apreciar los rasgos de la arquitectura industrial de esta época, sino su aprovechamiento para colmar estos espacios con otras propuestas y dotarlos de vitalidad.

Incluso los parques municipales se caracterizan por conservar intacta la esencia del siglo pasado, como ocurre con el Centro de Exposiciones VDNKh.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

ocho − cuatro =