Ni dos semanas ha durado en vigor la modificación del Código Ético para adecuarse a la nueva política de Mediaset España. Si parecía que las nuevas directivas estaban diseñadas para que ‘Sálvame‘ fuese menos circo y más inofensivo, ahora llega una exención para el programa de Jorge Javier Vázquez y compañía.

Recordemos que las nuevas directivas del código prohibía expresamente hablar de política en sus programas de entretenimiento; además, otra norma era la de no criticar a otros programas, presentadores y colaboradores. Si bien eso parece que se mantiene, se matiza la prohibición de abandonar el plató, un pan nuestro de cada día en el espacio de la Fábrica de la Tele.

Si antes afectaba tanto a presentadores como a colaboradores («salvo causa justificada y previamente comunicada»), amenazando incluso con romper la relación laboral. Ahora la prohibición solo afecta a los presentadores, dejando suelta «a la fauna».

La excepción Sálvame

Esto llega después de que La Fábrica de la Tele y la dirección del programa hayan llegado a un acuerdo con la cúpula de Mediaset ya que consideran que «Sálvame tiene una dinámica propia» y que el plató en realidad no se limita a las cuatro paredes del estudio, sino que incluye todo el edificio de Telecinco y exteriores.

En declaraciones a VerTele, explican:

«En sí mismo es un neo-reality, con personajes, y tiene sus propias normas internas del programa. Si un personaje de Sálvame en un momento de acaloramiento necesita abandonar temporalmente el programa, la dirección de Mediaset lo entiende y lo ampara. Esa parte no está pensada para eso».

Así que, hecha la ley, hecha la trampa y seguiremos al baño a colaboradores cabreados. Reconozco que se hubiera echado de menos y, además, soy bastante fan del concepto de «neo reality» del programa de Telecinco.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

3 − 3 =