En la actualidad el Museo de Arte Contemporáneo de Maracay lleva el nombre de Mario Abreu, pintor venezolano nacido en Turmero en el año 1919, y uno de los grandes exponentes de las corrientes artísticas de vanguardia durante el siglo pasado.

Desde la infancia demostró sus aptitudes para el dibujo y se traslada muy joven a la ciudad de Caracas, donde comienza a trabajar durante el día, dedicándose a los estudios en la noche. Fue alumno de Antonio Monsantos en los cursos nocturnos de la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas de Caracas.

En el año 1951 gana el Accésit al Premio Nacional de Pintura en el XII Salón Oficial Anual de Arte Venezolano, consiguiendo una beca que le permite viajar a Europa para continuar sus estudios. Es así como Mario Abreu llega a París, donde vive casi una década.

A comienzos de la década de los sesenta vuelve a Venezuela, donde cultiva su vida artística e intelectual, manteniéndose siempre al margen de las actividades institucionales, y buscando a través de su filosofía plástica reflejar el realismo mágico en sus creaciones. En 1975 consigue el Premio Nacional de Artes Plásticas y en 1985 el Premio Armando Reverón.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

siete + 5 =