El 10 de enero la bailarina y coreógrafa española Mariemma cumplió cien años de su nacimiento, por lo que su trayectoria fue recordada con la celebración de una gala en el Teatro Zorrilla, el mismo escenario en el que estrenó su sobrenombre artístico en el año 1939.

Miembros del Real Conservatorio Profesional de Danza y del Conservatorio Superior de Danza María de Ávila participaron en este homenaje, en el que también se dieron cita algunos de los talentos del Ballet Nacional de España, entre los que podemos mencionar a Cristina Aguilera y Sara Arévalo.

Mariemma, que abandonó España con sus padres cuando solo tenía dos años, comenzó su carrera artística cuando solo era una niña, llevando a los cafés-cantantes y los salones de belleza de París las sevillanas y jotas aragonesas de su tierra natal.

Con el paso de los años, ingresó a la Escuela de Danza del Teatro Chatelet de París. Tenía veintidós años cuando se presentó en el Teatro Calderón de España, un edificio que hasta el día de hoy exhibe en su fachada una placa en su honor, en la que se transcribe una de las frases de la apasionada bailarina.

A comienzos de la década de los cuarenta su debut en el Teatro Español de Madrid la catapultaría a la fama, consiguiendo el Premio Nacional de Danza en 1950 y la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes en 1981, entre otros galardones que ratificaron su impecable trayectoria como bailarina, coreógrafa y maestra.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

3 × 3 =