Hasta el 20 de mayo, Mar Reykjavik ofrece su segunda exposición individual en la sede madrileña de la Galería Rosa Santos: muestra una escultura, una instalación cinemática y una película que prueban su interés por ensayar con las formas del presente o con los modos en los que emergen presencias. En ese afán ha creado La Voltereta, un sistema que se autoconstituye a partir de sus preocupaciones sobre las relaciones entre estructura y contenido, entre archivo y repertorio, repetición y unicidad.

La producción de esta autora valenciana se despliega desde el videoensayo y a partir de construcciones existentes que busca comprender desde dentro.

Por su parte, el Centro Párraga de Murcia exhibe “Miya Sama Miya Sama”, la versión de una versión, una vuelta de tuerca a un trabajo que Reykjavik ya presentó en Can Felipa (Barcelona) y que se inspiraba en la opereta El Mikado de Arthur Sullivan y W.S Gilbert, en su desarrollo por la compañía de teatro catalán Dagoll Dagom en 1985. Los guiones de la grabación podrán ser performados por los visitantes y la exhibición puede verse hasta el 4 de mayo.

Mar Reykjavik. La Voltereta; vaca minando un bichito. Galería Rosa Santos
Mar Reykjavik. La Voltereta; vaca minando un bichito. Galería Rosa Santos

OTRAS NOTICIAS EN MASDEARTE:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

nueve − seis =