Cada día, alrededor de 2.500 personas recorren los hermosos rincones de Machupicchu, uno de los más grandes tesoros de la cultura prehispánica que fue nombrado Patrimonio histórico y cultural de la humanidad por la UNESCO.

En vista de la amenaza del deterioro de las instalaciones de esta reconocida ciudadela, el Ministerio de Cultura del Perú (MINCUL) y la Dirección Desconcentrada de Cusco (DDC-Cusco), convocaron a un concurso de Ideas de Arquitectura, para intervenir los espacios del Parque Arqueológico Nacional de Machupicchu.

La ganadora fue Michelle Llona R., líder del estudio LLONAZAMORA, quien propone un interesante proyecto siguiendo las premisas del concurso y proponiendo un nuevo modelo de gestión integral y sostenible.

La propuesta de Llona, que se pondrá en marcha, es migrar de una experiencia turística, que se basa únicamente en el recorrido físico de la ciudadela, a una oportunidad para interpretar el territorio de una manera más completa, apreciando las bondades paisajísticas, arquitectónicas y culturales de este maravilloso lugar.

El proyecto de Llona comprende tres piezas arquitectónicas claves: un centro de visitantes, un puente y una alameda. Con estas primeras intervenciones se tiene previsto garantizar la conservación y la sustentabilidad de los recursos naturales y arqueológicos del lugar, así como mejorar la calidad de la visita.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco × 2 =