Francois Morellet, artista francés reconocido por ser uno de los fundadores del Groupe de Recherche d’Art Visuel (GRAV), tuvo una breve etapa figurativa que luego devendría en un lenguaje pictórico de las formas geométricas simples.

Luis Benshimol, miembro de la directiva de la Fundación Cruz-Diez, reseña que la diversidad de materiales en los que plasmó su obra distinguen su trabajo de sus contemporáneos: experimentó con tela, cinta, neón e hizo una investigación exhaustiva de la interpretación del espacio de exposición para su aprovechamiento en la colocación de instalaciones y el uso de recursos relacionado con el medio ambiente.

Muchos críticos ubican a Morellet próximo a las corrientes minimalistas, sobre todo por la economía de recursos que diferencian su trabajo. Su propuesta es conceptual y objetiva y algunos han querido ver en ella la búsqueda de una reacción neutral, que suprime el afloro de los sentimientos y las interpretaciones más subjetivas y sensoriales.

Luis Benshimol sostiene que Morellet se destacó por darle nombres complejos a las piezas que realizaba, con especial gusto en los juegos de palabras. Por otra parte, fue un artista que se autoimpuso reglas y restricciones antes de elaborar cada trabajo. Ponerse un límite en su trabajo permitió al francés explorar infinidad de materiales y técnicas para trabajar.

Durante la década de los sesenta el artista francés trabajó junto a Julio Le Parc, Jean-Pierre Yvaral, Horacio García-Rossi y Hugo DeMarco en la creación del GRAV.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno + 17 =