Nacido en 1923, Carlos Cruz-Diez inició su vida en el mundo artístico en 1940, cuando comenzó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Caracas y de donde egresó como Profesor de Artes Aplicadas.

Ya para 1946, y luego de haber trabajado como Diseñador Gráfico en la Creole Petroleum Corporation e ilustrador del diario El Nacional, logró convertirse en Director Creativo de la agencia publicitaria McCann-Erickson Venezuela.

Visitó, en 1955, la exposición Le Mouvement, en la Galería Denise René, en París (Francia). Luego pasó una temporada alternando viajes entre París, Nueva York y Caracas, donde acababa de fundar un estudio de artes visuales.

Sus primeros trabajos, Color aditivo y Psicocromía, vieron vida en 1959, y en 1960 decide mudarse con su familia a la capital francesa.

Participó en la exposición Bewogen Beweging en el Stedelijk Museum de la ciudad de Amsterdam, Holanda, junto a artistas como Alexander Calder, Moholy-Nagy y Víctor Vasarely, entre otros.

Pero su carrera artística se solidificó en 1965, con su participación en la exposición The Responsive Eye en el Museo de Artes Modernas de Nueva York de ese año, y que además reforzó su pasión por el arte cinético, consagrando esta tendencia en el mundo artístico.

Desde los años ´70 combinó su trabajo artístico con la docencia, impartiendo clases en la Escuela Superior de Bellas Artes y Ténicas Cinéticas de París. Fue nombrado profesor titular del Instituto Internacional de Estudios Avanzados en Caracas entre 1986 y 1993, cuando se publica Reflexión sobre el color, uno de sus estudios teóricos sobre el arte.

Por todo sus esfuerzos y aportes al arte, Luis Benshimol lo describió como el artista del mes en su portal.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

20 + once =