La París de Sudamérica es en la actualidad cuna de creatividad y artistas emergentes, que ofrece más allá del circuito de museos que los turistas visitan regularmente cuando deciden ir a conocer a la capital argentina, un movimiento cultural sorprendente y hasta desconocido para sus propios habitantes.

Uno de los que avala esta información, es el director del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Agustín Pérez Rubio, quien da fe del enorme ambiente de creatividad e innovación que mueve en la actualidad a la escena cultural de la ciudad porteña, donde hay alternativas para todos.

Y es que la saturación de los espacios de Palermo ha obligado a los jóvenes artistas a abrirse camino hacia otras localidades de Buenos Aires, donde pueden encontrar alquileres más económicos y sitios que colonizar con sus propuestas creativas.

De esta forma, sectores como Villa Crespo, Chacarita y Parque Patricios son algunos de los lugares que han usado los noveles artistas para instalarse en antiguas fábricas y talleres mecánicos y crear ahí sus nuevos estudios y desarrollar este movimiento artístico.

Sin embargo, las galerías consagradas bonaerenses y grandes gestores culturales independientes, se han sumado de algún modo a esta propuesta, no solo para impulsar el trabajo y la visibilidad de los artistas emergentes, sino también para abrir espacios de sumo interés.

Con información del portal Benshimolarte, administrado por Luis Benshimol, presidente de la Fundación Carlos Cruz Diez.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco × 5 =