Para el mundo del arte, el año 2016 estuvo bastante ajetreado. Desde el crecimiento del arte latinoamericano hasta la reivindicación de la mujer artista. Incluso el Brexit impactó el mundo del arte.

[Luis Benshimol], presidente de la fundación Cruz-Diez, analiza los altibajos del año que pasó.

En la unión está la fuerza

Luis Benshimol
Luis Benshimol

La colaboración fue la clave ante la adversidad para museos y organizaciones promotoras del arte. La salida del Reino Unido de la Unión Europea impactó duramente el mercado artístico.

El mejor ejemplo se notó cuando 18 mercaderes se unieron para presentarse en la Frieze Masters. Al igual que ellos, muchos otros artistas y representantes presentaron galerías conjuntas en diversas ferias y museos para lograr hacer frente a los altos costos.

El vídeo se pone en pie

Las colaboraciones también beneficiaron al vídeo como expresión artística. Un nuevo mercado surge para quienes consideran que las exhibiciones y transacciones de material audiovisual no están por debajo de la noción de que el video es universal, gratis y libre (como promueve YouTube), hasta el nivel de lograr que el Museo de Arte Philadelphia abriera el camino para que artistas de este género se alíen con la coleccionista Patrizia Sandretto Re Rebaudengo para comisionar y comprar obras en formato vídeo.

Arte latinoamericano = Arte universal

Luis Benshimol
Luis Benshimol

Julio Le Parc, Carlos Cruz-Diez, Abraham Cruzvillegas, Lygia Pape, Willys de Castro y Alfredo Jaar son sólo algunos de los artistas latinoamericanos que en 2016 dejaron clara su importancia en el panorama del global del arte.

La resonada donación de Patricia Phelps de Cisneros al MoMA contribuye a la expansión de la fama de estos artistas, pues su colección marca un interés en latinoamérica.

Así, la etiqueta “arte latinoamericano” se equipara a otras más específicas, como arte geométrico, arte abstracto, pop art, etc. De esta forma estos artistas pueden ubicarse al lado de sus contrapartes europeos y ser analizados como lo que son: artistas universales.

Crecen los museos

El 2016 demostró la apuesta por ampliar la oferta cultural y hacerla llegar a un público general cada vez más inclusivo.

Se evidenció la expansión del TATE, con su nueva Switch House, una obra de infraestructura valorada en 260 millones de libras esterlinas. Algo similar sucedió con la extensión del Metropolitan Museum of Art, abriendo el Met Breuer en pleno Madison Avenue.

Artistas re-descubiertos

[Luis Benshimol] Destaca la importancia de ver cómo grandes maestros del arte han sido redescubiertos por coleccionistas y museos, dedicando espacios a sus obras.

David Zwirner apostó por Josef y Anni Albers, obteniendo los derechos de distribución y reproducción de todas las obras de la pareja alemana, logrando en 2016 hacer un trabajo expansivo de estos artistas y logrando su revalorización en el mercado.

Nikolai Kasak, un artista geométrico americano, fue tendencia durante el Art Basel Miami Beach. Y, por supuesto, Carmen Herrera fue el gran hallazgo del año, la cubana fue reconocida por el Whitney con su primera gran exposición en solitario.

Feminismo y vanguardia

Luis Benshimol
Luis Benshimol

El 2016 se caracterizó por tener un tono feminista, no solo por la cantidad de noticias relacionadas con la defensa de los derechos de la mujer, sino también por la reivindicación de las mujeres en el mundo del arte.

Las Guerrilla Girls fueron de las más nombradas, a quienes Whitechapel en Londres dedicó una exhibición; y shows como Revolución en Proceso: Esculturas Abstractas por Mujeres, de Hauser Wirth & Schimmel, en Los Ángeles, son un claro ejemplo del éxito de la tendencia femenina.

Georgia O’Keefe, Yayoi Kusama, Louise Bourgeois y la ya mencionada Carmen Herrera, finalmente fueron protagonistas en vez de actrices secundarias.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diecinueve + diez =