A comienzos de la década de los veinte este artista argentino de origen italiano, comienza a trabajar como escultor junto a su padre, labor que ejerce en su Argentina natal hasta 1928, fecha en la que parte a Italia.

La primer exposición individual de Lucio Fontana llega en el año 1930, celebrándose en la galería Il Milione en la ciudad de Milán. Durante esta época se mueve entre Italia y Francia, compartiendo conocimientos y exposiciones con artistas pertenecientes a la corriente abstracta y expresionista.

En el año 1958, Lucio Fontana inicia la que se convertiría en su serie más conocida: se trata de los tajos, una tendencia que él mismo denominaría como “un arte para la Era Espacial”, y que se caracterizaba por la creación de incisiones y cortes en la tela del lienzo, creando  composiciones donde la luz, el relieve, la dirección, el color y el volumen imponen su norma.

En paralelo con los Tajos, Fontana también presentó una serie de conjuntos a los que denominó Quanta. El artista argentino, que murió a los 67 años un 7 de septiembre del año 1968, participó en la Bienal de Sao Paulo y llevó a cabo numerosas exposiciones en Europa y en Oriente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

1 × cinco =