Una de las jóvenes escritoras más recordadas de la literatura universal es Ana Frank. Además de su diario, una obra sumamente valorada por muchos, la joven se atrevió a escribir algunas otras piezas, consideradas unas verdaderas rarezas puesto que es sumamente difícil hallar manuscritos de su autoría.

Un poema que Ana Frank escribió unos meses antes de que su familia se ocultara en Ámsterdam para huir de la persecución nazi, salió a la luz recientemente y fue subastado por Bubb Kuyper, una casa especializada en libros, manuscritos, mapas e ilustraciones.

La casa de subasta estableció un precio de salida para esta obra de 30.000 euros, pero finalmente fue vendida a un comprador desconocido por 140.000 euros. Thys Blankevoort explicó a los medios que las obras literarias de ana Frank son escasas y hasta la fecha solo se han vendido cuatro o cinco manuscritos.

El poema está dedicado a Christiane van Maarsen, la hermana mayor de Jacqueline van Maarsen, la mejor amiga de Ana, a la que todos conocían con el apodo de Cri Cri. El texto está escrito en neerlandés y estuvo por años en la colección de poemas de esta mujer, que falleció en el año 2006.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

doce − cinco =