La danza clásica china nace como una combinación del teatro y las artes marciales. La evolución de esta mezcla ha hecho de este arte una manifestación única en el mundo. Las historias que se recrean en estos vistosos espectáculos, así como la música que los acompaña, están relacionados con la cultura clásica de China.

En este estilo de danza los bailarines se inclinan por la expresión con una mesura en los movimientos, apelando siempre a la sutileza. En ella se refleja la cultura, la estética y las costumbres del pueblo chino, por eso cada gesto es evaluado con discreción, y cada palabra que se expresa se piensa de modo concienzudo.

La danza clásica que se desarrolla en esta nación asiática, y que cuenta con grandes exponentes como la joven bailarina Hua Xiaoyi, se diferencia notablemente de la danza contemporánea de las naciones occidentales y del  elegante ballet cortesano, surgido en las cortes francesas por influencia de los Medici.

Hua Xiaoyi expresa que la danza china no solo se expresa mediante la complicada técnica que hay detrás de ella, también tienen un enorme peso las emociones, sentimientos que el intérprete debe saber manifestar para que el espectáculo trascienda.

El lenguaje que conecta con el público es el que se traduce en sus mesurados movimientos, en la profundidad de la interpretación, que no anula la pasión a pesar del uso de gestos discretos o contenidos.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

6 − 5 =