Especialmente en el continente europeo, se encuentran numerosas construcciones de notable esplendor, entre ellas los conocidos castillos. Estas edificaciones, asociadas a los cuentos de hadas o las historia de terror, funcionaron en su momento como residencia de personas de la nobleza, recintos militares y prisiones, entre otras cosas.

El Castillo de Hunyad es, quizás, uno de los más impresionantes del viejo continente. Se encuentra en Europa y buena parte de su atractivo se debe a que en esta sorprendente edificación de Transilvania estuvo recluido el famoso Vlad III de Valaquia durante siete años, luego de haber sido depuesto por su tiranía y crueldad. Este personaje fue el que dio origen a la historia de Drácula.

El Alcázar de Segovia es una de las construcciones más impresionantes de este estilo que podemos hallar en la nación ibérica. Los primeros datos de esta construcción se remontan a las primeras décadas del siglo XII y aunque ha sido sometido a múltiples remodelaciones, sigue siendo una de las joyas de esta ciudad española.

No solo en Europa podemos encontrar castillos impresionantes, la tradición arquitectónica oriental también contempla este tipo de construcciones, por lo que el Castillo Himeji, es una de las muestras más antiguas del Japón medieval. Junto a obras como el Castillo de Matsumoto y el Castillo de Kumamoto, es uno de los más visitados de la nación nipona.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco + 2 =