Una decoración puede ser muy bonita y bien lograda, pero si no tiene ese punto de iluminación correcta toda su belleza se ve minimizada, pues, al no poseer ese realce correcto, todo parece sombrío. Las lámparas italianas son elementos imprescindibles en todo decorado, pues, es sinónimo de elegancia ya que vienen en diferentes modelos que van desde los tradicionales hasta los más modernos, no solo brindas luz, sino también ayudan a embellecer los espacios gracias a sus distintas texturas, colores y formas.

Una lámpara se define como aquel aparato que funciona como un soporte de una o más luces artificiales, puede ser del tipo colgante que se encuentra sujetada al techo, las de pie que se apoyan en el suelo, aquellas que se ubican sobre una mesa o escritorio, las que se instalan directamente en la pared, las portátiles, entre otras. No solo cumplen la función de iluminar los ambientes de las casas, sino también es un elemento estético que realza la decoración ya que es ese punto que necesario para que todo el lugar tenga la armonía requerida.

Armando Iachini: Lámparas italianas, sinónimo de elegancia

Contenido

Lámparas italianas

Las lámparas italianas cuentan con diseños únicos debido a que se cuida hasta el más mínimo detalle donde se engloba al cable, enchufe y toda la estructura en general, combinan muy bien el aspecto estético y la funcionabilidad, pues, agrupa tanto lo tradicional como lo moderno. Vienen en diversidad de tamaños, formas, acabados, colores y texturas que se adaptan a los requerimientos, necesidades y estilo de vida de las personas que viven en el hogar.

Armando Iachini: Tipos de lámparas italianas

Se encuentran lámparas italianas con variedad de formas, diseños, colores y con diversas funciones. Construcciones Yamaro explica algunos tipos de estos elementos decorativos:

Lámparas tipo araña

Las lámparas tipo araña, es una pieza a manera de rama de forma tal que asemeja a una araña, sostiene a varios focos e inclusive, tiempo atrás se le colocaban velas, pero por razones de seguridad se fueron eliminando poco a poco. Se colocan en el techo creando ambientes con glamour y buen gusto sobre todo si está elaborada en cristal y con muchos detalles, sin embargo, el vidrio da un aspecto más moderno y casual.

Armando Iachini: Lámparas italianas, sinónimo de elegancia

Lámparas de pie

Las lámparas de pie son aquellas que están apoyadas en el piso, pueden encontrarse desde diseños clásicos que son atemporales hasta los más modernos e innovadores, dan ese toque que hace falta en la estancia, exalta la belleza de un sofá elegante o de ese armario que tiene tanto años en la familia. Ubicadas de manera correcta, crean espectaculares efectos de luz.

Lámparas colgantes

Como su nombre indica, son lámparas que cuelgan del techo y son elementos casi obligatorios en zonas importantes de la casa como el comedor, cocina, sala de estar y en dormitorios, gracias a sus diseños elegantes, crean diferentes atmósferas dentro de la decoración. Su diseño italiano garantiza elegancia, glamour y un armonioso efecto luminoso.

Lámparas de pared con diseño italiano

Las lámparas de pared con estilo italiano son alternativas muy eficaces para iluminar áreas de paso o zonas cercanas a un muro, viene en un sinfín de modelos y colores que se adaptan a todo requerimiento estético. Se encuentran diseños variados que van desde aquellos elegantes hasta los más coloridos, sin olvidar los exuberantes.

Lámparas de sobremesa

Comúnmente llamadas lámparas de mesa, son luminarias que están diseñadas para ser colocadas sobre una mesa, escritorio o cualquier otro mobiliario, su función, además de ser un elemento decorativo, es otorgar otro punto de luz extra. Se consiguen en diferentes formas, tamaño, tonalidades y texturas.

Armando Iachini: Lámparas italianas, sinónimo de elegancia

Las lámparas italianas están diseñadas con materiales de calidad para ofrecer un producto que además de servir como elemento decorativo, pueda ofrecer esa iluminación adecuada en cada espacio.



Source link

No hay comentarios

Dejar una respuesta

14 − cinco =