El Programa de la Organización de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) abarca las problemáticas y cuestiones del sector de la construcción a través de la Alianza Mundial para Edificios y Construcción (Globalabc), a la cual financia. Esta institución ha elaborado un informe a finales de 2022 en el que disecciona y analiza el estado actual de la construcción mundial, sus retos, problemas y objetivos. También establece posibles medidas para encarar el futuro sostenible del sector y el estado de los compromisos adquiridos por la industria en los Acuerdos de París.

Contenido

  Principales tendencias del último lustro

El informe de la ONU, en base a sus propios datos del 2015, ha establecido la tendencia en la que está inmersa la construcción en diferentes ámbitos:

  • La intensidad de las emisiones de los edificios en todo el mundo ha descendido un 7%, una cifra considerable pero menor de la esperada.
  • Ha aumentado un 11% la superficie construida, de 218 a 242 millones de m2, lo que responde al gran problema habitacional en el que se encuentra el mundo en la actualidad, y que se va a acrecentar en las próximas décadas.
  • El consumo energético de la construcción ha permanecido prácticamente inalterable: los kWh/m2 utilizados apenas han descendido un 0,7%.
  • La identificación de los edificios y su catalogación, así como el establecimiento de una evaluación de gastos y consumos, ha aumentado enormemente, en especial en dos factores:
    • Han aumentado casi un 30% los países que cuentan con códigos propios de valoración energética.
    • El número de contribuciones determinadas a nivel nacional que mencionan edificios se ha incrementado en aproximadamente un 80%, lo que indica la gran preocupación de los diferentes legisladores por el sector de la construcción, como ejemplifica la nueva Ley de la Calidad de la Arquitectura española.

Estos datos, sumados a la intensificación de la inversión en el sector constructivo desde el 2015 (de 156 a 237 miles de millones de dólares en la actualidad) muestra la importancia de la regulación de la industria y la necesidad de medidas para incentivar su transformación y descarbonización.

Materiales sostenibles y su potencial

Entre las muchas medidas que el informe plantea como posibles soluciones para la transición energética y de consumo de la construcción, una de las más destacable es la de aumentar el ciclo de vida de los materiales. “La realidad es que el consumo mundial de materias primas estará cerca de duplicarse en 2060, lo que agravará aún más la sobrecarga ambiental que experimenta nuestra sociedad”, justifica el informe de la Alianza Mundial para Edificios y Construcción. Ante esta situación, el mismo informe establece que “las estrategias de eficiencia de materiales, como el uso de materiales reciclados, podrían reducir más del 80 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del ciclo de materiales de edificios residenciales en el año 2050”.

Queda evidenciado entonces el gran problema que sufrimos en la actualidad y que se va a acrecentar en el futuro y la mejor solución para paliarlo: la utilización de materiales sostenibles para construcción, especialmente en los países más industriales y desarrollados (G7) y aquellos en vía de desarrollo como la India o Brasil.

Peticiones a los gobiernos

En otro de los apartados, el informe recopila algunas de las regulaciones más necesarias que creen que los diferentes políticos y dirigentes deben llevar a cabo. Algunas de las más destacadas son: el establecimiento de hojas de ruta financiadas y claras que faciliten la descarbonización del sector; continuar con el establecimiento de códigos obligatorios de rendimiento energético de los edificios; crear alianzas de investigación entre los sectores público y privado con el fin de acelerar el desarrollo de innovaciones que guíen la sostenibilidad; así como coadyuvar a sustituir procesos lineales de materiales tóxicos no renovables por aquellos que puedan secuestrar carbono y se puedan gestionar de manera sostenible durante sus ciclos de vida.

En este inicio de año no está de más hacer un análisis de lo acontecido en los últimos años para poder encarar el próximo ciclo constructivo con toda la información posible para mejorar y tomar las decisiones adecuadas. Estas han sido algunas de las conclusiones del informe de la ONU, podéis acceder para verlo completo aquí.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

11 + dieciocho =