Octava gala de La isla de las tentaciones, en la que «hubo tocamientos» entre Naomi y Napoli, las chicas rompieron la luz de la tentación, Álex y Yaiza hicieron las paces, David y María se lo montaron en el jacuzzi y Adrián se lanzó al mar para huir de las imágenes de su pareja.

Contenido

En episodios anteriores…

En la primera gala, los concursantes llegaron a la República Dominicana y en la segunda se enfretaron a su primera hoguera. Álex fue el primero en caer en la tentación con Yaiza en la tercera gala, y David el siguiente con María en la cuarta. Algo que no soportó ver Elena, que se desmayó en la quinta y luego se negó a ir a la hoguera en la sexta.

En la séptima gala, David tuvo que enfrentarse a la hoguera con su suegra, Manuel y Lydia se reencontraron a través del espejo, Laura le dio un pico a Saúl, se celebraron dos cumpleaños, el de Keyla y el de Naomi, quien decidió pasar a mayores con Napoli.

En la gala de hoy, Elena pedirá hoguera de confrontación, Manuel Tentador se enfadará al ver a Marina coquetear con Miguel de Hoyos, las chicas se cargarán la luz de la tentación después de que Sandra les proponga adivinar de quién es cada una y Adrián querrá escapar de la isla nadando después de ver las imágenes de Naomi.

La hoguera de los chicos

Adrián ya avisa de que se le va a caer el mundo encima si ve algo más que un beso en las imágenes de Naomi. Solo viendo el beso ya que está «descompuesto» y se quiere tirar al mar. Dicho y hecho: al verla con Napoli bajo la sábana, se levanta y se va de la hoguera directo al mar embravecido. Habrá que esperar a la siguiente gala para ver cómo lo pescan.

Álex habla con tristeza de Marina mientras, por el fondo, Adrián se pelea contra un mosquito. Como Sandra vuelva a ponerse a llorar por verle «romperse por amor», me bajo de la vida.

Manuel hace gala de su bipolaridad y ahora quiere volver a ver a esa Lydia que le quiere. De verdad, será la única persona del planeta capaz de acusar a Sor Dolores de ser una hipócrita y una egoísta.

La hoguera de las chicas

Naomi ahora quiere convencer a Sandra de que no cambiaría su relación con Adrián «por un calentón» y, cuando le dicen que no hay imágenes para ella, no sabe dónde meterse. Sandra les promete a todas que podrán ver y oír a sus novios muy pronto.

Elena decide tener una hoguera de confrontación. Laura se pone conspiranoica y dice que si Alejandro seguro que está ahora más suelto por ver sus imágenes con Saúl (claro que sí, guapi). Parece una olla a presión y en cualquier momento va a explotar.

El terrible castigo súper grave que va a sufrir Elena por no haber ido a la pasada hoguera es, en efecto, ponerse de cara a la pared para que sean sus compañeras las que vean las imágenes de David. Las chicas hacen la ola cuando sale la madre de Elena en la tablet.

Aunque hayan estado días sin hablarse, evidentemente a Marina le ponen las imágenes de cuando Álex y Yaiza ya han hecho las paces y están enganchados otra vez. Lydia está convencida de que Manuel habrá captado el mensaje de cuando se vieron en el espejo. Spoiler: no.

Miguel se viste de «gladiador del amor» para ir a darle un susto a Lydia. Manuel Tentador va gimoteando a pedirle perdón a Marina. Llegan las siguientes hogueras y Naomi va preparada para ver «el trusqui trusqui».

Adrián ya vuelve a estar en plan dramático y le tiembla la voz y todo al recordar lo felices que eran él y Naomi. Mientras, su novia le echa en cara a Napoli no poder hablar con él de sus preocupaciones pero el pizzero lo arregla dándole un abrazo para que se calle. «Mi cama huele a nabo» se ríe ella.

Álex y Yaiza también se despiertan con ganas de marcha. Manuel da un golpe en la mesa durante el desayuno y se cabrea con el de los Hoyos por ir diciendo por ahí que Marina le ha hecho una paja. Laura y Naomi de van de picnic y la gallega le confiesa sonrojada que le da vergüencita besar a Saúl.

Fiesta caribeña

Naomi se acaba de dar cuenta de que Napoli no es muy de hablar y se mosquea porque no ha venido a preguntarle qué le pasa. Manuel finge que le lanza una flecha a Miriam y luego tiene que ir corriendo a ocultar que se ha excitado. David y María se apuntan también a lo de llenar de pringue el jacuzzi y tienen sexo dentro.

Marina cuenta que, para sorpresa de nadie, Naomi y Napoli no se han acostado pero «ha habido tocamientos». Elena está convencida de no pensar más en David… aunque ya es la tercera o la cuarta vez que lo dice así que muy bien no le está yendo con eso, precisamente. Adrián sigue con sus «pájaras mentales» y le insiste a Keyla para que vuelvan a llevarse bien.

Keyla se enfada con Adrián y él agarra a Alejandro del brazo para que le apoye en su versión de la historia. Miriam le quita la camisa a Manuel para seguir insistiendo en su química inexistente. Saúl también se pica con Laura porque ella no ha querido darle un beso en «el juego de mierda».

En Villa Playa, Sandra les propone lo mismo a los chicos pero no tienen el mismo éxito. Álex está convencido de que, si ellos no han podido, sus novias tampoco lo habrán hecho. En fin.

Manuel reconoce que Miriam es la chica que mejor perrea. Sandra irrumpe en la villa de las chicas y les dice que podrán desactivar la luz de la tentación si adivinan de quién es cada una. Todas aciertan (de verdad, no sé en qué se basan para estar tan seguras) y ellas se la cargan al soltarla del techo.

Naomi y Napoli se han metido bajo la sábana y «han hecho de todo menos dormir» (¿eso incluye jugar al Uno?). Por la noche, hay fiesta caribeña en Villa Paraíso. Marina se puede a bailar con Miguel de Hoyos y Manuel le pone cara de perro. El otro Miguel declara a Lydia (A.K.A. Sor Dolores) como su fruta prohibida.



Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diez − siete =