Muhammad Ali no solo fue un excelente boxeador, también fungió como una gran inspiración para todos aquellos productores de películas que encontraron en su vida una oportunidad para exhibir una historia real capaz de ganarse un Oscar.

El estadounidense era temerario y audaz y pudo haber ganado una estatuilla dorada en lugar del campeonato mundial si se hubiese dedicado al cine en vez de subirse a un cuadrilátero de boxeo.

La historia de su vida fue presentada en películas o documentales en numerosas ocasiones. Incluso Ali protagonizó su propia biografía y fue la estrella invitada en varios programas de televisión.

Una de las tantas cintas donde se reflejó la historia de esta gran deportista -que trascendió el plano existencial el pasado sábado- fue “Ali”, interpretación a cargo de Will Smith, que se centró en la vida del boxeador entre 1964 y 1974.

Otras de los filmes que le dio protagonismo al luchador fue “When we were kings”, una película que narra la que quizá fue la pelea más memorable de Alí y que lo convirtió en campeón de peso completo a los 32 años de edad.

Por último, se encuentra la cinta “The Greatest”, titulada así por ser el apodo de Muhammad durante toda su carrera, y el cual plasmaba como el peso de su éxito le había dado tanta importancia como para trascender el mundo del deporte y llevarlo hasta la meca del cine.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno + tres =