Pasan los meses desde que la inteligencia artificial entró en nuestras vidas como un elefante en una cacharrería y muchos, igual que ocurre con Nelson Mandela y Morgan Freeman, siguen confundiendo una herramienta tecnológica más con un software mucho más sofisticado y peligroso que, según qué personas, ya están usando como una «entidad creativa» prescindiendo de artistas para diferentes trabajos de índole comercial.

La fabrIAca de churros

Pero donde muchos están viendo destrucción de puestos de trabajo y espinosos debates sobre propiedad intelectual y derechos de autor, Ted Sarandos, mandamás de Netflix, ve simple y llanamente un futuro mucho más inocuo. El CEO de la Gran N del streaming ha entonado en el New York Times un «vamo a calmarno» y un comentario casi propio de barra de bar: la IA no te va a quitar el trabajo, sino la persona que use la IA.

“Tengo más fe en los humanos que eso. De verdad que la tengo. No creo que un programa de IA vaya a escribir un guión mejor que un gran escritor, o que vaya a reemplazar una gran actuación, o que no podamos notar la diferencia. La IA no va a quitarte el trabajo. La persona que use bien la IA podría quitártelo”.

asdfasdf

Para ilustrar su punto de vista, el señor Sarandos ha utilizado algunos ejemplos no demasiado afortunados, siendo el primero de ellos el uso del Volumen y tecnologías como Stagecraft. La gran diferencia es que el Volumen sí es una herramienta que necesita artistas detrás para crear y componer escenarios, y no la introducción de texto en una herramienta para generar algo de la nada a partir de material preexistente con el que se ha alimentado la IA.

«El volumen no desplazó a los rodajes en localizaciones reales. Escritores, directores y montadores usarán la IA como una herramienta para hacer mejor su trabajo y para hacer las cosas de manera más eficiente y efectiva. Y en el mejor de los casos, para poner cosas en pantalla que serían imposibles de hacer”.

El ejecutivo continuó su razonamiento haciendo referencia al vídeo doméstico y la televisión.

“¿Recordáis cómo todos lucharon contra el video? Durante varias décadas, los estudios no querían dar licencias para la televisión a sus películas. Cada avance en tecnología en el entretenimiento ha sido combatido y finalmente se ha traducido en el crecimiento del negocio. No creo que esto sea diferente”.

Dejando a un lado el ligero sinsentido de estas declaraciones, hay que subrayar que el uso de la inteligencia artificial no generativa puede suponer grandes avances y ayudas, pero algo me dice, leyendo entre líneas, que el bueno de Ted está viendo una oportunidad de oro para aumentar el volumen de producción a golpe de prompt.

En Espinof | Netflix antes de Netflix: el primer servicio de streaming de la historia empezó en 1998… y tardaba 45 minutos en cargar ‘Batman y Robin’

En Espinof | Las 13 mejores series de 2024

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno + ocho =