De acuerdo a un equipo de investigadores rusos y alemanes, la escultura más antigua del mundo pertenece al Ídolo de Shigir, un objeto de culto del Período Mesolítico que fue hallado en 1890 en la periferia de Siberia.

Su forma fue ideada con una boca redonda y rostro inquietante, con una altura de 5,3 metros, que luego se redujo a la mitad debido a su pobre estado de conservación.

El estudio realizado por parte de los investigadores reseñó que en la datación se pudo comprobar que la escultura tiene unos 11 mil años de antigüedad, hecha justamente al comienzo del Holoceno.

«Esta nueva investigación prueba que el Ídolo de Shigir es la escultura de madera más antigua del mundo y la clave para comprender el arte temprano de Eurasia», comentaron los científicos en un comunicado.

De igual forma, la exploración permitió despojar otro conjunto de dudas, como por ejemplo que la figura fue tallada con herramientas de piedra en la madera fresca de un alerce que tenía 157 años.

Asimismo se determinó que la decoración geométrica es típica del arte mesolítico y hay ornamentos similares en hueso, cuerno y objetos de ámbar de la misma época en Europa que corroboran esta afirmación.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

5 − cuatro =