El Vaticano decidió conservar los rasgos de la Capilla Sixtina en unas 270.000 fotografías, editando en tres tomos monumentales los frescos y obras que adornan este conocido espacio sacro, y que servirán de referencia para restauraciones futuras, en especial porque muchas de las imágenes captadas están a escala real.

Antonio Paolucci, especialista mundial en la Capilla Sixtina, quien además se encuentra al frente de la institución, asegura que este proyecto es de vital importancia para los Museos Vaticanos, pues les permite conservar hasta el más mínimo detalle de la apariencia de la edificación al día de hoy, para futuros trabajos de restauración.

Giorgio Armaroli, representante de Scripta Maneant, asegura que han empleado un software de posproducción que les permite conservar la fidelidad de las imágenes en un 99,9%, garantizando la intensidad, la calidez y los matices del color empleados por Miguel Ángel Buonarroti en su época y que restauradores han reproducido para devolver a los frescos de esta edificación su esplendor.

El proyecto de documentación de los tesoros de la Capilla Sixtina quedó recogido en tres tomos de 870 páginas cada uno. La edición es limitada, con menos de 2.000 ejemplares dirigidos especialmente a bibliotecas y coleccionistas. La obra cuesta 12.000 euros y fue producida por los Museos Vaticanos y la editorial Scripta Maneant.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diecisiete − 8 =