Cuando la gente oye el nombre de Kate Winslet, lo primero que le viene a la mente es Titanic. Pero resulta que la gran actriz británica es mucho más que su participación en el filme del hundido trasatlántico. De hecho, a la súper producción de James Cameron llegó gracias a un bagaje previo muy importante y digno de ser reseñado. De todos modos, es justo decir que fue con Titanic que su nombre se hizo famoso en todos los rincones del planeta.

Kate Winslet nació en el seno de una familia amante de las artes escénicas un 5 de octubre de 1975 en la localidad de Reading, Inglaterra, y muy pronto dio sus primeros pasos en el Redroofs Theatre School. Su enorme talento la llevó a aparecer por primera vez en la pantalla chica en el año 1991, en la serie Dark Season de la BBC, para posteriormente destacar en roles dentro de los programas Anglo-Saxon Attitudes y Get Back (1992), además de Casualty (1993).

Su presencia llamó la atención de los más afamados realizadores del mundo, y fue entonces que Winslet recibió la oportunidad de brillar en el séptimo arte. Películas como Criaturas Celestiales (1994) y A Kid in King Arthur’s Court (1995) ayudaron a hacer de Kate Winslet un nombre propio en la industria.

Sin embargo, Sensatez y Sentimientos (1995) fue la película que realmente hizo resonar el nombre de Kate Winslet dentro de la industria. Gracias al filme, la actriz ganó sus primeros BAFTA y SAG Awards, además de que consiguió su primera de muchas nominaciones al Óscar… y fue entonces, solo entonces, que llegó Titanic (por la cual recibió su segunda postulación al premio de la Academia), el total estrellato mundial, y una carrera para el recuerdo.

Como dicen por ahí, el resto es historia. En este caso, historia viva. A continuación, HispanoArte destaca los mejores largometrajes, posteriores a los exitazos que fueron Sensatez y Sentimientos y Titanic, en los que Kate Winslet dejó huellas imborrables:

IRIS (2001)

Dirigida por Richard Eyre

Una gran pieza interpretativa de Winslet es esta película, en la que la británica se mete en la piel de la intelectual, vivaz, independiente y sexualmente liberada filósofa y novelista Iris Murdoch. Por este papel, Kate recibió su tercera nominación al Óscar, además de postulaciones a los BAFTA y Globos de Oro.

ETERNO RESPLANDOR DE UNA MENTE SIN RECUERDOS (2004)

Dirigida por Michel Gondry

Acá Winslet destaca, y mucho, como Clementine, un personaje impulsivo que decide borrar de su memoria a su ex pareja, y que le permitió a la actriz jugar con múltiples emociones y registros. Otra vez fue considerada por la Academia por este rol, además de por los Globos de Oro, los SAG Awards y los BAFTA.

LITTLE CHILDREN (2006)

Dirigida por Todd Field

Kate Winslet se mete en la piel de Sarah Pierce, el componente femenino de un matrimonio distanciado que lucha por salir adelante, y cuyas vidas se ven entrelazadas con un delincuente sexual y un ex agente de policía. De nuevo fue candidata a los Óscar, Globos de Oro, BAFTA, SAG Awards, y muchos premios más.

THE READER (2008)

Dirigida por Stephen Daldry

Se podría decir que es el gran papel de la Carrera de Kate Winslet. Interpretó a Hanna Schmitz, una mujer de mediana edad que vive un tórrido romance con un hombre mucho (muchísimo) más joven que ella. El chico, en el transcurso de la historia, descubre el oscuro pasado ligado a crímenes de guerra de los nazis de su amante. The Reader le dio a Winslet, finalemente, su primer Óscar como Mejor Actriz Principal, además de arrasar en toda la temporada de premios.

REVOLUTIONARY ROAD (2008/2009)

Dirigida por Sam Mendes

El 2009 fue un año bueno para Kate. Aparte de la lluvia de reconocimientos recibidos por The Reader, se reencontró con Leonardo DiCaprio en este drama que trata las esperanzas y aspiraciones de una pareja de Connecticut. La película, cosas de la vida, fue dirigida por el entonces marido de Winslet, el cineasta Sam Mendes, y le otorgó otra nominación a los premios de la Academia, además de otro triunfo en los Globos de Oro (se llevó dos en la ceremonia).

STEVE JOBS (2015)

Dirigida por Danny Boyle

Kate siguió deleitando al público con sus dotes histriónicas por muchos años hasta que en 2016 le llegó otro gran papel. Acá Winslet interpreta a Joanna Hoffman, ejecutiva de marketing de Apple y Jobs. Sumó triunfos en los Globos de Oro y los BAFTA por este rol, además de recibir su séptima y (hasta ahora) última candidatura a los Óscar.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

17 − tres =