A 189 años del nacimiento de Julio Verne, muchos todavía se sorprenden de la gran visión que demostró el autor francés, considerado por la crítica como uno de los padres de la ciencia ficción. Narró notables aventuras que se caracterizaron por describir una tecnología que muchos tildan de visionaria, convirtiéndose en fuente de inspiración para medios como el cine.

Existen muchos datos sobre la vida de Verne que algunos desconocen, como que su primera aventura casi la emprende a la edad de once años, cuando estuvo a punto de embarcarse a La India con el propósito de buscar un regalo para su prima (de quien estaba enamorado). Su padre lo disuadió de emprender el viaje, al bajarlo del vapor minutos antes de que zarpara.

Julio Verne estudió derecho para seguir los pasos de su padre, pero pronto se dio cuenta de que lo suyo eran las letras. El autor tenía una sensibilidad muy especial por la poesía y la ciencia, así que a temprana edad se dedicó a escribir, abandonando de un momento a otro su carrera como abogado. Al dejar las leyes, su padre le quitó el financiamiento, lo que afectó su salud, pues no se alimentaba bien, gastando todo su dinero en libros.

El cuento Un drama en México estuvo inspirado en la obra Viaje a las tierras equinocciales del naturalista alemán Alexander von Humboldt. La obra le fue referida por los Dumas, escritores del que fue buen amigo.

París en el siglo XX, una de las grandes novelas de Verne, fue escrita en 1863, pero no fue publicada sino hasta 1994, sorprendiendo por la descripción futurista de una ciudad de rascacielos y trenes de gran velocidad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

trece − ocho =