Madrid,

Hace ahora una década, en los primeros meses de 2013, encontrábamos a Juan Pérez Agirregoikoa en el Espacio Uno y la Sala de Protocolo del Museo Reina Sofía: presentaba dos series de acuarelas y dibujos a carboncillo, que se completaban con animaciones, y que ponían de relieve nuestros denodados empeños por ocultar bajo un manto civilizatorio la violencia, el instinto de muerte o el sexo, realidades innegables que tienden a producirnos angustias o miedos y que, en ocasiones, tratamos de manejar por la vía del arte.

Aquella exhibición llevaba por título “¿Queréis un amo? ¡Lo tendréis!”, en referencia a Lacan y su discurso del amo, y constaba de escenas que se situaban a medio camino entre lo familiar y lo perturbador: remitían a lo escondido pero siempre presente, hasta el punto de emerger abruptamente cuando es convocado; a lo obsceno, sórdido o degradante que hemos buscado, si no exorcizar, sí adiestrar.

Este autor donostiarra, que cursó Bellas Artes en los ochenta en la Universidad del País Vasco y actualmente reside en París, viene centrando su obra en la crítica de los sistemas políticos, económicos y sociales que establecen fronteras, a su juicio dudosas, entre lo que puede considerarse un acto cultural o uno de barbarie, llegando a comparar el adiestramiento humano del perro con el rol de los Estados (y de la propia cultura) sobre los individuos. Lo hace habitualmente desde el humor y la mordacidad.

Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblum & Friedmann
Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblut & Friedmann

Hasta el próximo 10 de junio, acoge su obra de nuevo en Madrid la Galería Rosenblut & Friedmann de Bárbara de Braganza, en una muestra, “Snakeskin Jacket”, que se centra en revisar ciertos símbolos que hemos hecho nuestros, casi atemporales, en los que Agirregoikoa encuentra la vacuidad o el absurdo: los señala y, a menudo, trata de subvertir el sentido que les hemos dado.

Veremos piezas de la serie Great Black Chickens: telas de gran formato que se han montado en la parte alta de las paredes, obligando al público a elevar su mirada, su atención y a situarse no casualmente por debajo de águilas trazadas a lápiz que aluden a las que han sido emblemas de varios regímenes y países, en ocasiones autoritarios aunque no siempre (la Antigua Roma, la Roma fascista, Alemania, Rusia o Estados Unidos). Desde la Antigüedad clásica se ha asociado este animal a la guerra y al poder, en este último caso por la altura de su vuelo y la agudeza de su vista: nada escaparía a su mirada. Incidiendo en la petulancia y la majestuosidad que transmiten sus encuadres, muy constantes en las representaciones más allá de los siglos, el artista ha subrayado el lado ridículo del heroísmo y la virilidad que hemos concedido a la que es un ave de presa entre otras, anulando su retórica.

Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblum & Friedmann
Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblut & Friedmann
Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblum & Friedmann
Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblut & Friedmann

En el proyecto El Imperialismo Americano es…, quien es despojado de su corona es el tigre, animal depredador que también hemos convertido en símbolo de poder. Anula el autor su fiereza diseñándolo con papelitos de colores, como si se tratase de un collage de escuela, haciendo referencia al término que empleó Mao Zedong para describir la hegemonía estadounidense, tigre de papel (curiosamente, con garras de águila y melena de león cuenta el dragón chino, símbolo de ese país).

Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblum & Friedmann
Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblut & Friedmann

La pieza que da fin a esta muestra es Historia de la chaqueta de piel de serpiente, diez viñetas semejantes a las de un cómic en las que Agirregoikoa ha volcado su versión particular del relato de la cadena alimentaria en el reino animal, partiendo de referencias a El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, que nunca se apea de las listas de éxitos, y a la película de David Lynch Wild at Heart. Una secuencia de este filme explica el sentido de este último trabajo y el título de la exposición en su conjunto: aquella en la que Lula (Laura Dern) recoge a Sailor (Nicolas Cage) a la salida de la cárcel, recibiéndolo con una chaqueta de piel de serpiente. El preso dice encontrar en ella un símbolo de su individualidad y de su creencia personal en la libertad; un símbolo hecho de animal cazado.

Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblum & Friedmann
Juan Pérez Agirregoikoa. Snakeskin Jacket. Rosenblut & Friedmann

 

Juan Pérez Agirregoikoa. “Snakeskin Jacket”

ROSENBLUT & FRIEDMANN

c/ Bárbara de Braganza, 9

Madrid

Del 28 de abril al 10 de junio de 2023

 

OTRAS NOTICIAS EN MASDEARTE:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diecinueve + ocho =