El estado Sucre, con una extensión de 11 mil 800 km cuadrados ofrece majestuosos paisajes, capaces de ser plasmados en una fotografía que quedará para el recuerdo.

Su larga franja de tierra que se entrejunta con unas hermosas montañas, se vuelca sobre el Mar Caribe a través de 705 km de costas, ofreciendo un panorama sin parangón en toda la región.

Si dividimos esta entidad oriental, tendríamos que por el oeste del estado nos encontramos con la península de Paria, con sus exóticas playas, sus bosques tropicales, ríos abundantes y aguas termales, en las cuales podremos echarnos azufre en el cuerpo para relajarnos.

Mientras que por el este tenemos a la península de Araya, con sus playas cristalinas con tonalidades que van de azules a verdes y una inmensa laguna que produce sal en enormes cantidades.

De esta forma, ambos extremos resumen lo paradisiaco y cautivador que resulta este estado venezolano, que sin duda alguna se oferta como un sitio playero para hacer las mejores fotos de todo el Mar Caribe.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

14 + cuatro =