Venezuela es un país caribeño que resalta, entre otras cosas, por sus variados y atractivos paisajes naturales distribuidos a lo largo y ancho de su territorio nacional.

Dichos paisajes son fuentes de inspiración de propios y extraños, quienes al visitar alguno de ellos, no pierden la oportunidad de capturar con el lente de sus cámaras esos imponentes y majestuosos escenarios con los que la tierra de Venezuela ha sido bendecida.

Tal es el caso del Parque Nacional Henri Pittier, el cual cuenta con una extensión de 107.800 hectáreas, es decir, una buena parte de la Cordillera de la Costa.

Parque Nacional Henri Pittier

Este maravilloso parque está ubicado en el estado Aragua y fue creado el 13 de febrero de 1937 por decreto del entonces presidente Eleazar López Contreras.

Su nombre original fue Rancho Grande; sin embargo, 16 años más tarde, fue rebautizado con el nombre de Henri Pittier, en honor al ingeniero y botánico, fundador del sistema de parques nacionales del país suramericano.

El Henri Pittier fue además el primer Parque Nacional de Venezuela, por lo que, resulta realmente emocionante vivir la experiencia de sumergirse en lo más profundo de este impresionante pulmón vegetal y retratar cada uno de las especies que allí habitan, entre estas, sus aves representativas: el halcón peregrino, las golondrinas y el águila arpía.

En cuanto a la vegetación, se encuentran formaciones propias de la cordillera de la Costa: orquídeas, bromelias, palmas y árboles de gran desarrollo como la Gyranthera Caribensis, conocido como «El niño» o «cucharón». Todo un espectáculo natural que vale la pena retratar para la posteridad. Por eso, nunca olvides traer tu cámara al visitar este mágico lugar.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

13 + cinco =