El tenor Johan Botha, nacido en Sudáfrica y nacionalizado austríaco, murió a los cincuenta y un años en la ciudad de Viena luego de haber luchado contra una dura enfermedad, de acuerdo a la información que proporcionaron voceros de la Ópera de Viena.

A lo largo del 2016, y debido a sus problemas de salud, Botha había cancelado algunas de sus funciones, como Otelo, ópera que había sido preparada para El Festival de Pascua de Salzburgo. El tenor volvió a los escenarios en junio, durante la presentación de La Valquiria de Richard Wagner, luego de siete meses alejado de la ópera.

Johan Botha tenía previsto interpretar a Radamés en Aida de Giuseppe Verdi durante el mes de septiembre, sin embargo su vida se extinguió antes de que se presentara la oportunidad. El tenor fue reconocido por su talento en diversos escenarios del mundo, como la Metropolitan Opera de Nueva York.

Austria se convirtió en su hogar artístico a mediados de la década de los noventa y obtuvo el título de Österreichischen Kammersänger, prestigioso reconocimiento que otorga el Estado austríaco, considerado uno de los más importantes que se puede conceder a los artistas líricos del mundo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dieciocho − 7 =