Nacido en Ciudad Bolívar en el año 1923, Jesús Rafael Soto es uno de los más grandes artistas venezolanos. Fue un pintor autodidacta y se hizo cargo de una institución artística en Maracaibo antes de abandonar Venezuela para marcharse a París en el año 1950.

Jesús Soto tuvo una gran influencia de artistas como Cézanne y Van Gogh, y no sintió interés por las corrientes artísticas que se estaban desarrollando en Venezuela a mediados del Siglo XX, más bien cultivó en París la tendencia cinética, mostrando un enorme interés por el “arte en movimiento” y por la intervención del espectador en ese fenómeno.

A Soto le preocupaba no sólo alejarse de la figuración, sino hacer de la abstracción un nuevo discurso, valiéndose de elementos plásticos y compositivos como los materiales seleccionados, la transparencia o solidez de los cuerpos, la yuxtaposición y, muy especialmente, el punto de vista de la persona que observa como principal propiciador de nuevas percepciones.

De la amplia variedad de obras que integraron el trabajo plástico de Jesús Soto son sus creaciones más conocidas los Penetrables. En estas instalaciones el artista de Ciudad Bolívar supo conjugar la respuesta a todas sus inquietudes, puesto que su elaboración, así como las piezas que lo integran, tienen la capacidad de crear estímulos irreales que dependen únicamente del ojo del que observa.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diecinueve + 8 =