Luego de una etapa de ir y venir en el mundo de las artes, Jean Dubuffet, pintor y escultor francés, decidió dedicarse de lleno a la producción artística a partir de 1942, preparando dos años más tarde su primera muestra individual.

A finales de la década de los cuarenta coqueteó con el surrealismo, hasta que para mediados de los años cincuenta, inició su acercamiento a la patafísica, una ciencia dedicada al estudio de las soluciones imaginarias y las leyes que regulan las excepciones.

Jean Dubuffet fue el encargado de crear el término Art Brut o Arte en Bruto, para referirse a aquellas personas sin formación artística que crean piezas plásticas fuera de las normas estéticas, tal y como ocurre con algunos enfermos mentales, prisioneros y niños.

Con el paso de los años, Dubuffet creó su propia colección de Arte en Bruto, incluyendo piezas de Aloïse Corbaz, una artista magistral suiza que sufría de esquizofrenia, y Adolf Wölfli considerado uno de los máximos exponentes del art brut.

El propio Dubuffet comenzó a experimentar con el Arte en Bruto, llegando a desarrollar figuras elementales y pueriles, además de piezas deformes, absurdas y grotescas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

veinte − 19 =